KAZAJISTÁN | Sin prensa libre no hay elecciones libres

19.03.2016 14:22
 
La campaña para las elecciones parlamentarias que comenzará mañana, 20 de marzo, en Kazajistán estará marcada por la fala de alternativa al partido en el Gobierno y la ausencia de pluralismo mediático.
 
La caza de brujas a los medios críticos en Kazajistán deja al país en el puesto 160 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras. Las autoridades han aumentado progresivamente su monopolio sobre los medios de comunicación, escudándose en la crisis económica y la avanzada edad de Nursultan Nazarbayev, presidente del país desde su independencia en 1991.
 
“Los medios independientes son indispensables para un debate democrático, sin ellos no hay elecciones creíbles”, afirma Johann Bihr, responsable de la oficina de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras. 
 
“Urgimos a la comunidad internacional a poner el acento en esta predecible farsa. Sería un error si, en particular la Unión Europea, ratificase sus acuerdos de cooperación con Kazajistán cuando el país viola abiertamente sus propios compromisos”, añade Bihr. 
 
Guzal Baidalinova, editora de la web de noticias independiente Nakanune.kz lleva presa casi tres meses en la ciudad de Almati, acusada de difundir información falsa. Su abogado ha denunciado que no ha tenido todavía acceso a los archivos relacionados con su caso y teme que la prisión provisional se extienda una vez terminado el plazo previsto, el próximo 23 de marzo.
 
Yulia Kozlova, reportera de nakanune.kz fue finalmente absuelta y puesta en libertad del 29 de febrero tras pasar varios meses presa, acusada de posesión de estupefacientes, el pasado mes de diciembre.
 
Los poderes locales no dudan en perseguir a los periodistas. En la provincia de Pavlodar, el editor de un periódico local, Yaroslav Golyshkin, fue sentenciado a ochos años de cárcel el 23 de febrero. La sentencia incluía la confiscación de su propiedad. Había sido acusado de chantaje y extorsión por un escándalo relacionado con el hijo del gobernador regional. Su abogado prepara un recurso ante el tribunal nacional que espera más favorable y menos acorde con los poderes locales que el tribunal provincial que lo juzgó.
 
El único medio independiente en lengua nativa que quedan en Kazajistán es el diario Jas Alash, obligado a pagar una multa de más de 100.000 euros en denuncias por difamación a su director. Estas indemnizaciones amenazan la supervivencia del periódico, una práctica habitualmente utilizada contra los medios independientes en los últimos años.
 
La red de Internet hace tiempo que dejó de ser un espacio para la libre difusión de información. Desde el 26 de enero los usuarios y proveedores de servicios de Internet tienen que tener un “certificado nacional de seguridad” que permite a las autoridades tener acceso directo a sus datos y sólo así pueden desencriptar el tráfico en la red. La lista de activistas que han sido encarcelados por sus comentarios en Facebook incluye nombre como los de Yermek Narymbayev, Serikhan Mambetalin y Bolatbek Bialov.
 
Este clima de restricción de la libertad de información se ha agudizado desde las revueltas de diciembre de 2011 en Zhanaozen y el cierre de todos los periódicos de oposición al año siguiente.