Extradición de Assange: la sentencia del “Día X” representa la última esperanza de justicia en los tribunales británicos

0
541
Stella Assange y simpatizantes de Julian Assange abandonan el Tribunal Supremo del Reino Unido, 26 de marzo de 2024 | Lizzie Jenkins

La decisión del Tribunal Superior británico de permitir provisionalmente a Julian Assange recurrir su extradición por tres motivos supone la última oportunidad para que la Justicia del país evite entregarlo a Estados Unidos, donde se enfrenta a cadena perpetua por publicar información de interés público. Reporteros Sin Fronteras (RSF) insta al Reino Unido a que actúe para proteger el periodismo, impidiendo la extradición del fundador de WikiLeaks y ordenando su inmediata puesta en libertad.

En su resolución redactada con fecha 26 de marzo, los magistrados Victoria Sharp y Jeremy Johnson estiman que Assange tiene “posibilidades reales de éxito” en tres de los nueve motivos por los que apelaba – relativos a la posibilidad de ser condenado a pena de muerte en Estados Unidos y a la falta de amparo de la Primera Enmienda que tendría como ciudadano australiano–  y que, por tanto, no debe ser extraditado inmediatamente. Sin embargo, su recurso podría no prosperar si el gobierno estadounidense ofrece “garantías satisfactorias” que aborden esos tres motivos.

Después de cuatro años de procedimientos judiciales en el caso de extradición del gobierno de Estados Unidos contra Julian Assange, la decisión de hoy del Tribunal Superior de permitirle apelar por tres motivos representa la última esperanza de justicia en el Reino Unido. Sin embargo, resulta preocupante que, por segunda vez en este proceso de extradición, los tribunales británicos se apoyen sobre garantías de EEUU en lugar de sobre argumentos jurídicos, lo que pone de manifiesto, una vez más, la naturaleza política del caso”.

Mientras tanto, Assange sigue encarcelado en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, donde su salud física y mental siguen corriendo peligro. No sólo pende de un hilo su destino, sino todo el futuro del periodismo por el peligroso precedente que sentaría su extradición y procesamiento como primer editor juzgado en virtud de la Ley de Espionaje. Nadie debería enfrentarse a una posible cadena perpetua por publicar información de interés público. Llegados a este punto, el Reino Unido debe actuar para proteger la libertad de prensa impidiendo la extradición de Assange y ordenando su inmediata puesta en libertad”.

Rebecca Vincent, directora de Campañas de RSF.

 Estados Unidos tiene hasta el 16 de abril para aportar las garantías solicitadas. En caso afirmativo, se celebrará una vista el 20 de mayo para decidir si éstas son satisfactorias. Si no se dan garantías, o si los jueces determinan que las garantías no son satisfactorias, se convocará una vista en una fecha posterior para considerar el fondo de los argumentos presentados por los abogados defensores de Assange en la vista del “Día X” de febrero.

Un camino largo y tortuoso

Tras avisar con menos de 24 horas de antelación de que se iba a dictar una resolución, el tribunal rechazó la apelación por otros seis motivos, desestimando los argumentos de los abogados de Assange de que se le debe permitir recurrir porque está siendo procesado por sus opiniones políticas, porque no tendría derecho a un juicio justo en EEUU o porque las nuevas pruebas de que ha habido un complot estadounidense para secuestrarlo en la embajada de Ecuador son relevantes para el procedimiento de extradición. 

El recorrido por los tribunales británicos del caso de extradición de Assange ha sido largo y tortuoso. Comenzó en febrero de 2020 y arrojó inicialmente una decisión en primera instancia a favor de Assange, en enero de 2021, cuando la jueza de distrito Vanessa Baraitser falló en contra de la extradición por motivos de salud mental. Esta decisión fue revocada en diciembre de 2021, cuando EEUU ganó su recurso tras emitir  garantías diplomáticas sobre el tratamiento de Assange en prisión. El Tribunal Supremo denegó el permiso para apelar esta decisión en marzo de 2022. La ex ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel, firmó entonces la orden de extradición en junio de 2022, y el recurso inicial de Assange contra la orden fue rechazado en una breve resolución escrita, en junio de 2023, lo que dio lugar a la actual solicitud final de apelación. 

Si es extraditado a Estados Unidos, Assange se enfrenta a hasta 175 años de prisión por 18 cargos relacionados con la publicación en WikiLeaks, en 2010, de más de 250.000 documentos militares y diplomáticos clasificados que revelaron información de interés público, incluidos crímenes de guerra y vulneraciones de los derechos humanos que nunca han sido juzgados. Assange sería el primer editor extraditado en virtud de la Ley de Espionaje -que carece de una defensa de interés público-, sentando un peligroso precedente que podría aplicarse a cualquier periodista o medio de comunicación en cualquier parte del mundo. La autora de estas filtraciones, la ex analista de inteligencia del ejército Chelsea Manning, cumplió casi siete años de prisión antes de que el presidente Barack Obama conmutara su pena, declarándola desproporcionada.

A pesar de toda una serie de trabas impuestas a su papel de observador, RSF ha sido la única ONG que ha seguido de cerca los cuatro años de procedimientos judiciales sobre la extradición de Assange en los tribunales de Londres. Los representantes de la organización han obtenido un permiso poco frecuente para visitar a Assange en la prisión de Belmarsh, donde han podido verlo cinco veces desde agosto de 2023 hasta la fecha, después de que se les prohibiera el acceso inicialmente. En paralelo al procedimiento de extradición en el Reino Unido, RSF también ha abogado directamente ante el gobierno de Estados Unidos y sigue instando a la administración Biden a encontrar una solución política al caso para evitar la extradición de Assange y permitir su liberación inmediata. 

El Reino Unido ocupa el puesto 26 y Estados Unidos, el 45, de los 180 países analizados en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2023 de RSF.