FRANCIA | RSF vuelve a pedir que se derogue la ley que criminaliza las filtraciones

14.06.2017 19:36

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) reitera su petición de que se derogue de la legislación francesa que penaliza la recepción de información filtrada. Después de que el diario francés Libération publicase filtraciones sobre propuestas de reformas laborales del gobierno, la ministra de Trabajo, Muriel Pénicaud, respondió presentando una denuncia penal contra personas desconocidas.

 

La derogación del artículo del código penal que trata como bienes robados la recepción por parte de periodistas de información confidencial filtrada fue una de las recomendaciones clave que Reporteros Sin Fronteras presentó a los candidatos durante la campaña electoral.

 

La derogación de esta disposición era parte de la “Ley Bloche” que la Asamblea Nacional aprobó el año pasado, pero que fue posteriormente derribada por el Consejo Constitucional. Según el código penal francés, el hecho de poseer o transmitir algo “sabiendo que es producto de un delito” constituye en sí un delito de receptación.

 

Si la ministra de Trabajo llegase a presentar una queja contra Libération, ello implicaría que los periodistas del diario eran conscientes de dónde procedían los documentos filtrados y que también sabían que la filtración constituye un delito.

 

Sin embargo, la labor de los periodistas es publicar información de interés público, de acuerdo con su deber de informar, y no determinar si una filtración constituye o no un delito. Libération cumplió con su deber al publicar información de interés público en un momento en el que el gobierno se prepara para acometer reformas en la legislación laboral.

 

Ver información completa en la web de RSF Internacional >>>