YEMEN | Los rebeldes hutíes continúan su ofensiva contra los medios

24.10.2014 19:55

 

Un mes después de tomar la capital, Saná, y a pesar de haber firmado un acuerdo de paz bajo los auspicios de la ONU, los rebeldes hutíes de Yemen continúan avanzando en el centro y sur del país, ocupando las oficinas de los medios de comunicación y deteniendo o secuestrando periodistas.

 

El 17 de octubre, cinco hombres armados que afirmaban ser miembros del movimiento hutí irrumpieron en los locales de Aleshteraki - un diario digital adscrito al Partido Socialista y ubicado cerca de su sede -, y secuestraron a uno de su redactores jefe, Badr Al-Qubaty , al que retuvieron durante varias horas.

 

Los líderes hutíes negaron cualquier participación en esta incursión, pero Qubaty insiste en que los rebeldes lo secuestraron y le amenazaron. Añade que fue silenciado como resultado de un acuerdo informal entre los miembros del Partido Socialista y el movimiento rebelde, que llevó a los presuntos culpables de la policía y afirmó que pertenecían al clan rival Al-Ahmar.

 

Reporteros Sin Fronteras deplora las amenazas y agresiones contra los medios de comunicación, que aumentaron en agosto y que volvieron a intensificarse cuando los rebeldes hutíes llegaron a la capital en septiembre.

 

"Condenamos estos ataques deliberados contra los medios de comunicación y periodistas. Representan un verdadero peligro para la libertad de información y para la continuación de la transición política en Yemen", dijo la subdirectora de programas de Reporteros Sin Fronteras, Virginie Dangles.

 

"Hacemos un llamamiento a las autoridades para que lleven a cabo una investigación y castiguen a los responsables. También instamos a que tomen las medidas necesarias para proporcionar a los periodistas la mayor protección posible en el actual entorno inestable".

 

Continuando con su ofensiva, los rebeldes hutíes tomaron el control de la estatal Radio Ibb el 18 de octubre después de dañar su fachada en un intercambio de disparos con miembros de tribus sunitas. Como el generador fue alcanzado por los disparos, la emisora tuvo que suspender sus transmisiones.

 

Un equipo de la BBC integrado por los periodistas Sami Noaman y Safaa Al-Ahmad, y el cámara Mohamed Al-Mikhlafi hacía un reportaje sobre una de las mezquitas de la capital yemení, cuando miembros del movimiento hutí  los detuvieron y retuvieron durante varias horas.

 

Según el sindicato de periodistas, los rebeldes hutíes amenazaron a Noaman y Ahmad con el pretexto de que deberían haber pedido permiso antes de filmar en un lugar público. Los rebeldes querían confiscar su cámara incluso después de que el equipo hubiese  eliminado el material que acaba de grabar. Les confiscaron la tarjeta de memoria, aunque se la devolvieron unas cuantas horas después de que los periodistas fuesen puestos en libertad.

 

En Reporteros Sin Fronteras preocupa la propagación de hutíes través de Yemen, y el hecho de que hayan sido capaces de tomar ventaja de la debilidad política y de seguridad para imponer su voluntad, poniendo en peligro la estabilidad y la libertad de información del país.

 

Según la ONG yemení Fundación Libertad , en el mes siguiente desde la toma de la capital por los rebeldes hutíes, el 21 de septiembre, ha habido un total de 52 agresiones contra la libertad de los medios de comunicación, y 33 periodistas y 19 medios de comunicación han sido señalados como objetivos.

 

El avance hutí en el centro y el sur ha aumentado la tensión y los enfrentamientos con sus rivales sunitas de Al-Islah, un partido afiliado a los Hermanos Musulmanes y liderado por el clan Al-Ahmar, además de las tribus sunitas y Al -Qaeda en la Península Arábiga (AQAP).