ITALIA | Indignación en RSF: ‘La justicia italiana viola el secreto de las fuentes’

25.01.2016 19:01

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su indignación ante el hecho de que la justicia italiana fomente la violación del secreto de las fuentes periodísticas. En las últimas semanas, varios periodistas que investigan casos considerados "sensibles" han visto cómo la policía confiscaba, por orden de los magistrados, sus materiales de investigación con el objetivo de conocer el origen y la identidad de sus fuentes.

 

La ley italiana permite a los periodistas a proteger sus fuentes, pero los magistrados eluden el problema intimidando a los directivos o al personal administrativo de los medios en cuestión - no a los reporteros-, para que entreguen a la policía todo aquello que les haya servido para elaborar sus reportajes, como grabaciones en vídeo.

 

La última incursión ocurrió el 12 de enero, cuando miembros de una unidad de la policía nacional denominada División de Investigaciones Generales y Operaciones Especiales (DIGOS), irrumpió en las oficinas del programa ‘Piazza Pulita’, del Canal 7 y ordenó al personal administrativo, no a los periodistas, que entregasen el bruto del vídeo y otros materiales de investigación. El allanamiento fue ordenado por la Fiscalía de Roma, a petición del jefe de la policía italiana, Alessandro Pansa.

 

El material incautado había servido para elaborar un reportaje titulado "Alerta terrorista: ¿están equipadas las fuerzas de seguridad?". Dicho reportaje ponía en duda la capacidad de la policía italiana para combatir el terrorismo. En una emisión en noviembre, tras los últimos atentados de París, se incluían entrevistas con policías que, desde el anonimato, se quejaban por el estado ruinoso de sus equipos (incluidos los cascos y los chalecos antibalas) y su "vulnerabilidad" frente a los terroristas.

 

Después de copiar todas las imágenes de vídeo incautadas, la policía los devolvió a la estación de televisión.

 

Amparados por una ley de 1963 conocida como Ley 69, los periodistas pueden negarse a revelar sus fuentes si éstas han pedido ser protegidas. Pero la ley tiene un defecto importante. Se aplica sólo a los propios periodistas, y no al personal de administración ni a la dirección de los medios de comunicación en cuestión.

 

"Hay quienes infringen la ley y quienes retuercen las normas", expresó en un comunicado, el mismo día de la redada, la Orden Nacional de Periodistas Italianos. "Es realmente notable que la Fiscalía de Roma haya obtenido información que los periodistas podían negarse legítimamente a revelar".

 

"La policía afirma que los oficiales que concedieron las entrevistas a condición de mantener el anonimato mintieron a los periodistas y les mostraron equipos que ya no se utilizan", dijo Alexandra Geneste, responsable para la oficina de RSF para la UE y los Balcanes, con sede en Bruselas. "Sean cuales sean los hechos, nada justifica el uso de tales procedimientos para eludir el principio de la confidencialidad de las fuentes".

 

A finales de noviembre, el programa ‘Ballaro’ de la RAI cometió el error de emitir un reportaje sobre el mismo asunto producido por un equipo diferente de periodistas. Como resultado, la cadena de televisión también fue allanada por un equipo de agentes de policía que ordenó a los empleados entregar todos los brutos del video utilizados para elaborar la información.

 

"Había dos fuentes policiales, dos agentes cuya identidad los periodistas se encargaron de proteger, y que fueron simplemente ‘entregados´ a una Policía Nacional enfurecida por el deterioro de imagen que le causaron las entrevistas. Esto constituye una grave amenaza a la libertad de información", agregó Geneste.

 

Los abogados de Canal 7 dijeron que las "formas brutales" que mostró la policía se comportaron están cada vez más generalizadas. En algunos casos, si los periodistas insisten en la defensa de sus fuentes, pueden ser acusados ​​de "falso testimonio".

 

Italia ocupa el puesto 73, entre 180 países, en la Clasificación Mundial 2015 de la Libertad de Prensa  de Reporteros Sin Fronteras. Más sobre el país, en el Informe Anual de la organización.