ARMENIA | Denunciada la periodista Kristine Khanumian por negarse a revelar sus fuentes

21.07.2015 12:11
Reporteros Sin Fronteras manifiesta su consternación por los cargos presentados contra la editora de la web de noticias Ilur.am, Kristine Khanumian, acusada de negarse a colaborar con la justicia por no revelar una fuente sobre un caso de abusos policiales en junio de 2014.
 
Es la primera vez que un periodista se enfrenta en Armenia a un proceso judicial por negarse a revelar una fuente.
 
Los medios de comunicación han informado que la semana pasada el Servicio Especial de Investigación acusó a la periodista, que ahora se enfrenta a una posible condena de hasta dos años de cárcel bajo el artículo 353.2 del código penal.
 
No es la primera vez que la justicia exige que se revelen las fuentes a los profesionales de la información. En junio de 2014, un tribunal de Yerevan ordenó a Ilur.am y al periódico Hraparak que lo hicieran en un caso relacionado con un ataque a un policía. Ambos medios se negaron, alegando que su obligación profesional era proteger a sus fuentes y denunciaron lo que consideraron un intento de las autoridades de intimidar a los medios de comunicación críticos del país.
 
“Ese proceso iniciado contra Kristine Khanumian constituye un peligroso precedente para los medios de comunicación en Armenia”, afirma Johann Bihr, responsable de la oficina de Europa del Este y Asia Central de Reporteros Sin Fronteras.
 
“La confidencialidad de las fuentes es una condición esencial de la libertad de prensa. Como tal, está protegida, tanto por las leyes armenias, como por la jurisprudencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos. Pedimos al Servicio Especial de Investigación que retire inmediatamente los cargos presentados contra Khanumian”, añade Bihr.
 
Varios medios de comunicación han hecho también una petición conjunta condenando este proceso. Además el representante para la liberad de la Prensa de la OSCE, Dunja Mijatovic, también ha manifestado su preocupación por el caso. 
 
Según la periodista, las autoridades armenias intentan ocultar su retraso en investigar los hechos persiguiendo a los medios de comunicación que los han sacado a la luz, a los que piden que revelen sus fuentes sabiendo de antemano que se negarían a hacerlo.
 
Mientras tanto, el tribunal constitucional del país tiene pendiente pronunciarse sobre la constitucionalidad de la ley empleada para pedir a los medios de comunicación que revelen sus fuentes.  
 
Armenia ocupa el puesto 78 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada actualmente por Reporteros Sin Fronteras.