ISRAEL | Comisión de investigación israelí decide no sancionar a soldados implicados en la muerte de un camarógrafo palestino

13.08.2008 18:31

 Reporteros sin Fronteras está indignada con las conclusiones de la investigación israelí de la muerte del camarógrafo palestino Fadel Shanaa, que exculpa de toda responsabilidad a los soldados autores de los disparos. El 13 de agosto de 2008, el fiscal general del ejército, brigadier-general Avihai Mendelblit, ha enviado un correo a la agencia británica de prensa Reuters, donde trabajaba Fadel Shanaa, aportando las conclusions de la investigación israelí. Según él, los soldados autores de los disparos respetaron las reglas y, por eso, no se llevará a cabo ningún procedimiento judicial contra ellos.

 

“El equipo del tanque no estaba en condiciones de determinar la naturaleza del objeto que había encima del trípode, ni de identificarlo por tanto como misil anticarro, mortero o cámara de television”, indica el general. “Los soldados del tanque y sus superiors llegaron a la conclusion de que esas personas (los periodistas de Reuters) representaban una amenaza y transportaban un objeto que podia ser un arma. Por tanto, su decision de disparar a ese objetivo fue la buena”, añade. Según él, los soldados estaban demasiado lejos para poder descifrar las franjas de “prensa” pegadas al vehículo, o los chalecos antibalas de Fadel Shanaa y su ténico de sonido, Wafa Abu Mizyed, que resultó herido levemente en el ataque.

 

“Las conclusiones de la investigación israelí son desconcertantes y no aportan ninguna explicación convincente a las circunstancias que llevaron a la muerte del camarógrafo de Reuters. Las fuerzas de defensa israelíes nunca han querido reconocer sus errores en casos similares. Los soldados israelíes disfrutan de una impunidad que pone en peligro a los numerosos periodistas que cubren sus actuaciones. Solo un análisis imparcial de lo ocurrido podría prevenir otros dramas como este. En lugar de tranquilizar a la prensa, los responsables del ejército crean un clima de inseguridad inaceptable”, ha declarado Reporteros sin Fronteras.

 

“El hecho de que los periodistas lleven un chaleco antibalas, el que se mantengan a una distancia razonable de los beligerantes y la identificación clara de su estatuto debe ir acompañado de un cambio en el comportamiento de los soldados que se encuentran en zonas donde hay civiles, y entre ellos periodistas”, ha añadido la organización.

 

Fadel Shanaa, de 23 años, camarógrafo palestino de la agencia de prensa Reuters, murió el 16 de abril de 2008, por el disparo del obús de un tanque israelí, cuando grababa una incursion del ejército israelí en la franja de Gaza. Su técnico de sonido, Wafa Abu Mizyed, resultó herido. Ambos se encontraban a cerca de un kilometro del tanque, llevando chalecos antibalas, que se demostraron ineficaces ante los dardos de acero liberados por el obús israelí.