CHINA | El Premio Nobel de la Paz, Liu Xiaobo, hospitalizado por un cáncer en estado terminal

01.07.2017 13:46

 

El Premio Nobel de la Paz 2010 y defensor de la libertad de expresión, Liu Xiaobo, ha sido trasladado a un hospital por un cáncer en estado terminal. Reporteros Sin Fronteras lamenta que haya recibido este diagnóstico y pide su inmediata e incondicional puesta en libertad, así como la de su esposa, Liu Xia.


Después de ocho años de prisión, la salida de prisión de Liu Xiaobo, de 61 años, podría ser una buena noticia sino fuera por el diagnóstico de un cáncer en fase terminal que ha llevado a las autoridades chinas a trasladarle a un hospital. Según su abogado, Liu Xiaobo está actualmente en tratamiento en un hospital de la localidad de Shenyang, en las proximidades del centro donde ha estado detenido. Pese a estar en libertad “por motivos médicos” según las autoridades, el Premio Nobel sigue sin estar autorizado a ver a sus familiares ni a viajar a Pekin. 


“Es lamentable que no haya podido salir de la cárcel hasta este diagnóstico y que su situación sea ya trágico”, afirma Christophe Deloire, secretario general de Reporteros Sin Fronteras. “Ahora debe hacerse todo lo posible para que Xiaobo, que encarna la resistencia a la opresión y simboliza la lucha por la libertad de expresión en China, pueda ser tratado y sea libre de ir al extranjero si lo desea”.


Figura emblemática en las manifestaciones de Tiananmen, escritor y activista de los derechos humanos, este antiguo profesor de la Universidad de Columbia y de la universidad de Pekin fue condenado a once años de cárcel por “incitar a la subversión contra el Estado”.


“La esposa de Liu Xiaobo, Liu Xia, sigue en el arresto domiciliario impuesto en 2010. Sufre una depresión debida a su aislamiento y la presión a la que la someten las autoridades, pese a no haber sido nunca condenada judicialmente”, recuerda Cédric Alviani, responsable la oficina de Asia de Reporteros Sin Fronteras. “RSF pide la inmediata e incondicional puesta en libertad de Liu XIaobo, de Liu Xia, y de todos aquellos prisioneros de conciencia, periodistas y blogueros encarcelados en China”, añade.