BIRMANIA | Tres años en el poder, tres años de represión despiadada: La junta militar de Birmania intensifica el terror contra los periodistas

0
421

Tres años después del golpe de Estado en Birmania , la junta militar intensifica su implacable represión contra los periodistas. El ejército ha ejecutado a cuatro periodistas, y más de 150 profesionales de los medios han sido encarcelados. Las penas de cárcel son cada vez más severas. Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide a la comunidad internacional que intensifique la presión sobre el régimen militar para conseguir la liberación de estos periodistas.

El 1 de febrero de 2024 se cumplieron exactamente tres años desde que la junta militar tomó el poder en Birmania mediante un feroz golpe militar. Desde el inicio, periodistas y defensores de la libertad de prensa han sido objetivos principales de la represión sin precedentes del régimen. Cuatro reporteros han sido ejecutados a sangre fría y al menos 150 han sido detenidos. A día de hoy, la cifra de periodistas encarcelados asciende a 61.

«Durante los últimos tres años, los líderes militares de Birmania han oprimido al pueblo, atacando especialmente a aquellos que son testigos de sus crímenes, en particular a los periodistas, cuya labor permite al resto del mundo conocer la realidad.  Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional para que intensifique su presión sobre la junta y  libere a todos los periodistas detenidos y ponga fin a su política de bloqueo informativo».

Cédric Alviani | Responsable del Área de Asia-Pacífico de RSF

Desde el golpe de Estado, la junta militar ha ejecutado a cuatro periodistas: el fundador de la agencia de prensa Khonumthung, Pu Tuidim; el director del Federal News Journal, Sai Win Aung; y los dos reporteros gráficos independientes Soe Naing y Aye Kaw.

Como parte de su política represiva, la junta ha creado tribunales dentro de las cárceles, que condenan a los periodistas a duras penas basándose sospechas de «terrorismo», «espionaje», o incluso simplemente «actos perjudiciales para la seguridad del Estado».

Como consecuencia, las condenas dictadas por los tribunales militares han continuado alargándose, culminando con la indignante cadena perpetua impuesta en enero de 2024 a la documentalista Shin Daewe, acusada de «incitación» al terrorismo. Unos meses antes, en septiembre de 2023, el fotoperiodista Sai Zaw Thaike ya había sido condenado a 20 años de cárcel con trabajos forzados, por presuntos cargos de «desinformación» y «sedición», términos comúnmente empleados para perseguir a los periodistas en Birmania.

Birmania ocupa el puesto 173 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2023 de RSF y es una de las mayores cárceles de periodistas del mundo, con 61 presos, solo superada por China.