AFGANISTÁN | Los talibanes endurecen aún más las restricciones a los periodistas, con las mujeres, de nuevo, en el punto de mira

0
491

Reporteros Sin Fronteras (RSF) advierte sobre el alarmante recrudecimiento de las restricciones impuestas a los periodistas, como la prohibición de fotografiar o grabar a los líderes talibanes, y alerta especialmente sobre las draconianas directivas relacionadas con la vestimenta de las reporteras, a las que se limita cada vez más el acceso a los medios audiovisuales. 

La represión en Afganistán continúa intensificándose, especialmente en lo que respecta al acceso de las mujeres a los medios, ya sea como periodistas o como audiencia. Una serie de normativas emitidas desde febrero ilustran esta situación. Por ejemplo, el gobernador de Kandahar, en el sur del país, ha prohibido las imágenes en video de los líderes talibanes locales. De manera similar, el jefe de policía de la provincia oriental de Khost ha vetado las llamadas de mujeres durante las transmisiones de radio o televisión. A nivel nacional, el Ministro talibán de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio ha endurecido las restricciones sobre la indumentaria de las periodistas, exigiendo que vistan completamente de negro y solo dejen visibles los ojos, bajo la amenaza de que se les prohíba trabajar.

“En un momento en que los periodistas ya se enfrentan a una severa represión, censura y autocensura, las nuevas restricciones regionales  –que podrían extenderse al resto del país–, y nacionales están erosionando aún más el panorama mediático afgano. El silenciamiento de las voces de las mujeres oyentes y telespectadoras en Khost, la prohibición de imágenes de funcionarios en Kandahar y las drásticas restricciones de vestimenta impuestas a las periodistas en todo el país son indicadores preocupantes del endurecimiento ideológico de los talibanes, dirigido especialmente contra las mujeres periodistas. RSF hace un llamamiento al líder supremo, Hibatullah Akhundzada, para que ponga fin a estas medidas represivas”.

 Área del Sur de Asia de RSF

El 18 de febrero, el gobernador talibán de Kandahar, el mulá Shirin Akhund, emitió una orden por escrito dirigida a los funcionarios y soldados de la región para que prohibieran la captura de fotografías o películas durante sus reuniones. Ahora, únicamente se permite el uso de material escrito y grabaciones de audio. “Por el momento, la orden parece aplicarse de forma selectiva”, afirma un periodista afgano en el exilio que desea permanecer en el anonimato. “Esta decisión está afectando principalmente al canal Radio Televisión Afghanistan RTA Kandahar, con una notable disminución de rostros en pantalla, sustituidos por imágenes de paisajes y edificios…. Pero esto es solo el principio. Podría convertirse en una tendencia“. Como consecuencia, la RTA de Kandahar sólo emite las voces de ciertos  funcionarios que abordan temas de actualidad.

Los programas educativos y sociales para jóvenes, en el punto de mira

En la provincia de Khost, en una carta oficial fechada el 24 de febrero, el jefe de policía Abdul Rashid Omari prohibió a las mujeres aparecer en programas de radio y televisión en la región. Esta medida va dirigida específicamente a los medios que emiten programas destinados a la educación y el desarrollo social de las jóvenes, donde se les alienta a participar activamente.  Los directores de medios han sido advertidos de posibles consecuencias legales si no cumplen con esta orden.

Sólo los ojos al descubierto

El 27 de febrero, en Kabul, el Ministro talibán de Promoción de la Virtud y Prevención del Vicio amenazó con prohibir por completo el acceso a la profesión de las mujeres periodistas si no cumplen con el estricto código de vestimenta. Este código requiere un atuendo negro que cubra todo el cuerpo, incluida la cara, dejando solo los ojos visibles.

Desde la llegada de los talibanes al poder en agosto de 2021, las numerosas restricciones impuestas a los periodistas, y especialmente a las reporteras, han coartado gravemente la libertad de prensa del país. Afganistán ocupa el puesto 152 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2023 de RSF.