BIRMANIA | El gobierno quita a RSF de la lista de entidades prohibidas en el país

04.09.2012 18:48

 

El gobierno birmano ha eliminado un total de 2.082 nombres de una lista de organizaciones e individuos prohibidos en el pasís, entre los que se encuentran representantes de Rerporteros Sin Fronteras, excluidos de Birmania desde hace 25 años. La organización recibe con satisfacción la noticia, una medida que se produce después del levantamiento de la censura previa en determinadas publicaciones, y espera poder comprobar su aplicación efectiva en un futuro cercano. 
 
"No obstante Birmania todavía tiene algunos retos pendientes en materia de comunicación", advierte Christophe Deloire, Secretario General de Reporteros Sin Fronteras, "el primero es poner en marcha importantes reformas a la legislación vigente que afecta a la libertad de prensa, y a los delitos en Internet".
 
RSF pide también al gobierno que mejore las condiciones de trabajo de los periodistas y establezca un entorno jurídico favorable a la formación de empresas privadas de comunicación. La organización recuerda que ha recibido reiteradas invitaciones de medios de comunicación, periodistas y blogueros birmanos que querían expresar sus puntos de vista sobre cómo poner fin a la censura y ampliar la libertad de prensa en su país. "La celebración de una conferencia internacional en Rangún, los próximos días 24 y 25 de septiembre, organizada por el gobierno y la Democratic Voice of Burma (DVB) podría ser una oportunidad excelente para abordar estos temas" afirma Deloire.
 
Antes del 28 de agosto, las autoridades de inmigración birmanas mantenían una lista de 6.165 personas y organizaciones que tenían prohibida la entrada al país. Entre otros, figuraban los hijos de la líder de la oposición Aung San Suu Kyi, recientemente elegidos al parlamento, así como empresarios, activistas políticos y periodistas.
 
Birmania sigue ocupando el puesto número 169 de los 179 países que conforman la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada por Reporteros Sin Fronteras.