TAILANDIA | La censura a los medios de comunicación facilita el golpe de Estado

23.05.2014 20:45

Tras el fallo de las conversaciones entre los distintos grupos políticos, el Ejército tailandés ha anunciado, en un mensaje televisado, que ha tomado el control de Gobierno "para que el país vuelva a la normalidad". Los canales de televisión están ahora limitados a difundir la información que controla el Ejército. Las emisiones extranjeras han sido bloqueadas y el Servicio Público de Retransmisiones (TPSB), una red pública, ha intentado seguir emitiendo sus programas en Youtube, pero ha sido bloqueado por los militares, que han detenido a su vicepresidente Wanchai Tantiwithayapitak.

El anuncio se produjo tras el cierre por parte del Ejército de cuatro canales más de televisión (incluido Voice TV y Hot TV) y seis emisoras comunitarias. Se han prohibido los comentarios políticos de especialistas y académicos, y los programas que tienen comentadores. Los soldados apostados en la salida de algunas sedes de medios de comunicación han recibido órdenes de retirarse, pero no permiten a los medios reanudar sus emisiones libremente.

En el octavo comunicado oficial, las fuerzas armadas advierten a las redes sociales que para evitar el cierre deben retirar los contenidos "distorsionados" que puedan "causar malentendidos y generar conflictos".

El Comando de Mantenimiento de la Paz y el Orden, una nueva entidad creada por los militares, y la Comisión Nacional de Difusión y Telecomunicación han pedido a los proveedores de servicios de Internet que creen un grupo para censurar la red, según la comisión, sólo para los contenidos que afecten a la "paz y el orden público".

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su consternación por la forma del Ejército de tomar el control de los medios de comunicación en lo que ahora parece una forma controlada de confundir a la población y facilitar así el golpe de Estado.

"Después de forzar a los canales de televisión a difundir sus comunicados y de afirmar que no tenían intención de hacerse con el poder, los militares pretenden ahora silenciar la crítica suprimiendo los comentarios que les sean adversos en los medios de comunicación y en Internet", afirma Benjamin Ismaïl, jefe del departamento de Asia-Pacífico de Reporteros Sin Fronteras. La organización pide el cese inmediato de todas estas medidas de censura adoptadas desde el 20 de mayo.

Cuatro asociaciones de medios - la Asociación de Periodistas Tailandeses, la Asociación de Difusión Tailandesa, el Consejo Nacional de Prensa de Tailandia y el Consejo de Tailandia de Difusión de Noticas- han pedido en un comunicado conjunto que el Comando de Mantenimiento de la Paz y el Orden reconsidere sus órdenes y han pedido también a los periodistas que sean cuidadosos y responsables en sus coberturas informativas.

Reporteros Sin Fronteras ya evaluó en diciembre de 2013 el estado de la libertad de información en Tailandia y las amenazas que sufren los periodistas. Ya entonces, RSF urgió a las fuerzas de seguridad y a los manifestantes a dejar de tener como objetivo a los medios de comunicación pese a la tensión política reinante.