RUANDA | Idriss Gasana Byiringiro, detenido tras denunciar su secuestro

24.07.2012 18:59

 

Reporteros Sin Fronteras denuncia la detención de Idriss Gasana Byiringiro, un estudiante de periodismo y reportero del periódico Chronicles, acusado de "engañar a los servicios de Inteligencia" por haber publicado un artículo donde afirmaba que había sido raptado y amenazado. Byiringiro, detenido un comisaría de Kigali, permanecía incomunicado sin poder recibir visitas desde el 17 de junio.  
 
 
Reporteros Sin Fronteras recueda la posibilidad de los servicios de Inteligencia de usar el derecho a réplica en el Chronicles para negar la autoría del secuestro que Byiringiro les atribuyó en su artículo. En el texto, escrito en forma de carta abierta, aseguraba haber sido secuestrado por cuatro hombres armados, el 15 de junio, que le confiscaron su ordenador y su teléfono móvil, le  interrogaron durante toda la noche y pusieron en libertad al día siguiente.  
 
Afirmó también haber recibido amenazas durante las semanas posteriores a su secuestro y finalmente fue llamado a declarar en comisaría después de que el editor de su diario presentara una denuncia por lo sucedido, momento en el que las autoridades aprovecharon para detenerle.
 
Después de pasar dos días detenido sin poder ver a su familia y abogados, algunas informaciones apuntan a que podría haber hecho una declaración a los medios de comunicación confesando haber inventado su secuestro. El diario progubernamental New Times ha citado las siguientes declaraciones suyas: "Este era mi plan. Como estudiante de periodismo, quería investigar si esta profesión es factible en Ruanda, o si es cierto que el gobierno acosa a los periodistas, como se indica en los informes internacionales".
 
Reporteros Sin Fronteras manifiesta su cautela ante la confesión de Byiringiro, escrita sin la presencia de un abogado y posible fruto de la intimidación. La organización recuerda además la situación de otros tres periodistas detenidos actualmente en Ruanda:
 
  • Habarugira Epaphrodite, detenido desde el 24 de abril de 2012, por haber minimizado supuestamente el genocidio de 1994. El fiscal solicitó, el 18 de julio, una pena de seis años cárcel y una multa de 200.000 francos ruandeses. El veredicto del juicio está previsto para el próximo 30 de julio. 
  • Agnès Uwimana Nkusi y Saidat Mukakibibi, detenidas desde el 8 de julio de 2010, acusadas de varios de cargos, icluida la negación del geneocidio de 1994.
 
Ruanda ocupa el puesto 156 de los 179 países que conforman la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por la organización.