PAKISTÁN | Degollado un periodista tras recibir amenazas

11.10.2011 18:12

Reporteros Sin Fronteras condena la muerta de Faisal Qureshi, periodista del periódico en línea The London Post, encontrado sin vida el 7 de octubre en la localidad de Lahore de la India.

Reporteros Sin Fronteras manifiesta su profunda connmoción por este asesinato y presenta sus condolencias a la familia y a los amigos del periodista. "Considerando la información recogida, la policía de Lahore debe investigar en profundidad y no descartar la existencia de amenazas”, declara la organización.

“El gobierno pakistaní no puede seguir inactivo frente a los ataques repetidos contra los profesionales de los medios de comunicación, que están acosados por numerosos grupos y organizaciones, algunos de ellos cercanos al poder. Desde comienzos del año, extremistas religiosos, talibanes separatistas, agencias de seguridad, ejército, policía y movimientos políticos, amenazan, agreden, secuestran, torturan y asesinan a los profesionales de los medios de comunicación. El país está a punto de convertirse en una zona sin ley para la prensa” añade Reporteros Sin Fronteras.

El 7 de octubre a las 2 de la mañana, el cuerpo de Faisal Qureshi, 28 años, fue descubierto por su hermano, Zahid Qureshi, frente a su domicilio.

Según el informe de la policía, la víctima fue degollada y su cuerpo presentaba señales de tortura. Otro hermano del periodista, Shahid Qureshi, que vive en Londres, declaró que los asesinos le quitaron el portátil y el teléfono.

Shahid Qureshi, que también escribe para The London Post, añadió que él y su hermano habían “recibido amenazas de muerte” por parte de individuos que clamaban pertenecer al Muttahida Qaumi Movement (MQM), un movimiento político étnico con sede en Karachi. The London Post publicó numerosos artículos sobre el MQM y su líder, Altaf Hussain.

El MQM fue acusado del asesinato del reportero de Geo News TV, Wali Khan Babar, el 13 de enero de 2011, en Karachi. El movimiento había negado cualquier implicación en este asesinato.

La comunidad de periodistas ha calificado el crimen de “asesinato selectivo”. Azam Chaudhry, secretario del Club de la prensa de Lahore, declaró que la muerte de Faisal Qureshi perpetuaba el clima de violencia contra los medios en Pakistán. “Deberá constituirse una comisión judiciaria  para investigar  el homicidio del periodista”, afirmó el secretario del Club de la prensa.

Pakistán es el país el más mortífero del mundo para los profesionales de los medios de comunicación en 2011. Desde el principio del año, al menos ocho periodistas han sido asesinados por causas relacionadas con su actividad profesional.