IRÁN | RSF condena las restricciones a Instagram y WhatsApp, últimas plataformas disponibles para los iraníes

0
320

La decisión del Gobierno de Irán de restringir el acceso a Instagram y WhatsApp, desde donde se ha estado difundiendo información acerca de las protestas impulsadas por la muerte de Mahsa Amini cuando se encontraba bajo custodia policial tras su detención por la policía de la moral el 16 de septiembre. RSF condena esta restricción que supone un ataque sin precedentes al derecho a la información en Irán.

«Atacando a Instagram y WhatsApp, las autoridades iranís han dado un nuevo paso hacia el control absoluto de Internet en el país», afirma Vincent Berthier, responsable del Área Tecnológica de RSF. «Además de los frecuentes cortes de Internet por todo el país, ahora Instagram y WhatsApp, nunca antes censurados, están siendo restringidos. El Gobierno está enviando un mensaje muy claro: ni fotos ni vídeos de las protestas deben circular por la red. Exigimos el levantamiento inmediato de todas las restricciones que niegan a los iraníes el derecho a la información».

El vigilante de Internet NetBlocks denunció el 21 de septiembre que el acceso a Instagram había sido restringido en Irán. Al mismo tiempo, el sitio de noticias web IranWire reveló que muchos iranís ya no podían acceder a la red social más popular del país. Instagram supuso el 81,92% del tráfico de las redes sociales en Irán en 2021. El acceso al servicio de mensajería instantánea WhatsApp, que todavía era accesible hace unos días, fue restringido pocas horas después de Instagram, según afirma NetBlocks.

Los iranís habían estado usando estas dos plataformas desde el 17 de septiembre para compartir fotos y vídeos de las protestas iniciadas a raíz de la muerte de la joven kurda iraní Mahsa Amini, tras ser arrestada por la policía de la moral por ir «vestida de forma no apropiada» el 16 de septiembre. La represión de estas protestas ha resultado en al menos 31 muertes en el curso de seis días, de acuerdo con la ONG iraní establecida en Oslo, Iran Human Rights (IHR), mientras que las autoridades habían informado ya de 17 muertes.

Corte total de Internet en el Kurdistán iraní

La República Islámica ha impuesto muchos cortes de Internet desde el comienzo de las protestas, y en la provincia occidental del Kurdistán iraní, lugar de procedencia de Amini y donde comenzaron las movilizaciones, la censura es ya total. Otras restricciones parciales han tenido lugar en Teherán y otras de las ciudades principales.

Las autoridades han expresado versiones contradictorias acerca de la censura de Internet. El 21 de septiembre, se dijo que las restricciones de Internet se debían a razones de seguridad, aunque posteriormente, el ministro de Tecnologías de la Información y la Comunicación, Issa Zarepour, dijo que se le había malinterpretado. Tras reconocer que sí ha habido restricciones temporales, afirmó que estas se habían resuelto y que la red de comunicación ya no tenía problemas. Sin embargo, no se refirió a la posibilidad de cualquier bloqueo o restricción de Internet en el futuro.

Desgraciadamente, estas restricciones son muy comunes en Irán. Las autoridades tienen prácticamente el control total de Internet en el país. Desde 2011, el Estado ha invertido en un proyecto de «Internet nacional iraní» que intenta que los ciudadanos se conecten a través de una red controlada por las autoridades antes de que  intenten acceder a contenidos del extranjero. Como resultado de esta inversión, la proporción de iraníes que se conectan a través de este Internet nacional fuertemente controlado ha crecido de un 23% en 2012 a un 84% en la actualidad.

Irán ocupa el puesto 178 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022 de RSF.