UGANDA | Las autoridades amordazan a los medios durante la campaña electoral

09.02.2016 16:43

 

Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena la intimidación del gobierno de Uganda a los medios de comunicación en el período previo a las elecciones presidenciales del 18 de febrero. Las amenazas, detenciones, los cierres o la incautación de material están convirtiendo en casi imposible la cobertura para los medios que no se inclinan ante el partido de gobierno.

 

En el último incidente, un equipo de la BBC estuvo retenido durante cuatro horas en una comisaría policía en la ciudad norteña de Abim el 6 de febrero, después de grabar un hospital público de la carretera. La policía detuvo a la corresponsal de la BBC en Uganda, Catalina Byaruhanga, al cámara Kelvin Brown y a Sam Lawino, un periodista local que actúa como su su fixer (facilitador), después de que se negaran a cumplir las órdenes de borrar los archivos de vídeo.

 

El comisario local de la policía dijo a Reporteros Sin Fronteras que no tenían los permisos necesarios para grabar instalaciones de salud pública, y que se habían hecho pasar por empleados del ministerio de salud. Fueron puestos en libertad gracias a la intervención personal del inspector general de policía, Kale Kayihura, que fue alertada por varios periodistas.

 

El hospital fue objeto de polémica hace unos meses, cuando un candidato presidencial de la oposición, el Doctor Kizza Besigye, lo visitó acompañado de periodistas. Los entrevistados criticaron su estado ruinoso y una enfermera afirmó que no había visto a un médico en el hospital en los últimos seis años. Nation Televisión (NTV) fue objeto de una reprimenda del presidente Yoweri Museveni después de que se difundiera el reportaje sobre el Dr. Besigye y su visita al hospital, lo que llevó a una orden del Ministerio de Salud y la comisión electoral que prohíbe todas las visitas a instalaciones de salud pública de los candidatos presidenciales.

 

"Las detenciones y este tipo de intentos de intimidación son completamente inadmisibles en un país que dice ser democrático", apunta Reporteros Sin Fronteras. "Lo ocurrido al equipo de la BBC es sólo un ejemplo entre decenas de casos de amenazas e intimidación a periodistas de Uganda, que han aumentado desde el inicio de la campaña electoral. Instamos a las autoridades a que acaben con esta operación de control de los medios de comunicación y de intimidación, para que todo el pueblo de Uganda pueden tener unas elecciones transparentes y pacíficas".

 

Este tipo de detenciones e intimidaciones ya eran comunes, pero se han intensificado desde que la campaña electoral se puso en marcha, en noviembre de 2015. Según Robert Sempala, de la Red de Derechos Humanos para Periodistas, más de 40 periodistas han sido detenidos, golpeados, se les ha impedido trabajar o se han visto privados de sus equipos por parte de la policía desde octubre. Human Rights Watch ha publicado un informe en 2016 que detalla las infracciones que han sufrido los periodistas, lo que lleva a un "efecto escalofriante" para todos los medios de comunicación en el país, según la organización de derechos humanos.

 

Uganda ocupa el puesto 97, de 180 países, en la Clasificación Mundial 2015 de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras índice de libertad de prensa. Más sobre la situación de la libertad de información en África, en el INFORME ANUAL 2015 de la organización.