ESLOVAQUIA | RSF: "La democracia eslovaca necesita una investigación real sobre el asesinato del periodista Ján Kuciak"

24.08.2018 18:18

 

Seis meses después del asesinato del periodista de investigación eslovaco Ján Kuciak y de su novia, Martina Kušnírová, Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su alarma por la situación en Eslovaquia. La investigación sobre sus muertes se ha estancado y las promesas de proteger a los periodistas han sido claramente olvidadas.

 

"Haría falta un milagro para que la investigación del asesinato de Ján Kuciak llegue a una conclusión exitosa", ha dicho uno de sus colegas a Reporteros Sin Fronteras. A pesar de las llamadas constantes de las familias y de quienes apoyan a la pareja, la investigación por el asesinato, perpetrado el 21 de febrero, sigue sin producir resultados convincentes.

 

Y lo que es peor, se han revelado muchas irregularidades en la instrucción del caso, al punto que en un artículo de opinión conjunto publicado el 17 de agosto, más de 300 reporteros y editores eslovacos afirmaron que tenían " dudas sobre la independencia de la investigación".

 

También expresaron su preocupación por la falta de "cambios fundamentales en la policía o en los cuerpos de la fiscalía después del asesinato", ya que los artículos de Kuciak habían desvelado presuntos vínculos entre el crimen organizado y personas cercanas al entonces primer ministro, Robert Fico.

 

"La democracia eslovaca no puede prescindir de una investigación real e independiente", señala el departamento de RSF para la UE y los Balcanes. "Quienes mataron a Ján Kuciak y a su compañera deben ser identificados y llevados ante la justicia. También es muy preocupante constatar que el clima generalizado contra la prensa sigue empeorando en el país. Son alarmantes tanto la ausencia de avances en la investigación y como la falta de una manifiesta voluntad política que permita a los periodistas eslovacos trabajar de forma segura".

 

En su artículo de opinión, titulado "No permitiremos que Ján y Martina sean olvidados", los periodistas eslovacos señalan que no solo no han cambiado los funcionarios gubernamentales desde el asesinato de Kuciak, sino que "el lenguaje que utilizan cuando hablan y los periodistas ahora es aún más duro".

 

En los últimos seis meses no se han tomado medidas oficiales destinadas a fortalecer la libertad de prensa y la situación de los periodistas continúa empeorando, especialmente en la radiotelevisión pública, RTVS, donde las presiones políticas han desencadenado una estampida.

 

Inmediatamente después del asesinato de Kuciak, la policía tomó medidas especiales para proteger a ciertos periodistas."Si crees que podrían atacarte, avísanos para que podamos tomar las medidas necesarias para garantizar tu seguridad física", dijo el jefe de policía Tibor Gašpar.

 

Pero los efectos que siguieron a estas promesas no duraron. Según la información recabada por RSF, en los últimos meses se ha observado una disminución constante del nivel de protección física que se brinda a los periodistas amenazados tras del asesinato de Kuciak.

 

Eslovaquia ha caído bruscamente en la última Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras, y ahora ocupa el puesto 27 entre 180 países. El asesinato de Kuciak ha resaltado los muchos de los problemas que afrontan los periodistas eslovacos. Ver también el Informe Anual de RSF.