EE.UU. | La NBC revela documentos sobre la vigilancia secreta gubernamental a periodistas en la frontera entre Estados Unidos y México

10.03.2019 20:03

 

Reporteros Sin Fronteras cuestiona la legalidad de la base de datos secreta que contiene nombres de periodistas que han investigado la caravana de migrantes de América central, y que habrían sido señalados y revisados en un segundo control en la frontera entre Estados Unidos y México. En algunos casos incluso se habrían creado alertas en sus pasaportes para el futuro.

 


Esta medida contradice la Primera Enmienda sobre la independencia periodística que debe ser respetada inmediatamente por los responsables de aduanas. 


El gobierno de Estados Unidos ha creado una base de datos secreta de periodistas, activistas y demás personas que considera deben ser interrogadas cuando cruzan la frontera en la zona de San Diego, según afirman los documentos mostrados el 6 de marzo por el canal NBC 7. La lista de nombres asciende a 60 personas, incluidos 10 periodistas estadounidenses que han investigado o informado sobre la caravana de migrantes que llegó desde Honduras. Los agentes han cuestionado al menos a 21 de esas personas, según cuentan en entrevistas personales los afectados y según muestran los documentos obtenidos por NBC News. Algunos tienen alertas en sus pasaportes y al menos tres fotoperiodistas han viso denegada su entrada a México.


Los documentos, que están fechados a principios de enero, han sido utilizados en San Diego por agentes de diversos organismos: servicio de aduanas y de protección de fronteras (Customs and Border Protection, o CBP), la policía de migración de la aduana (Immigration and Customs Enforcement, o ICE), patrullas fronterizas de Estados Unidos (US Border Patrol), el departamento de investigaciones y seguridad interna (Homeland Security Investigations) y el FBI.

 
Varias personas han contado a NBC News que los agentes les interceptaron para una segundo control donde les interrogaron como parte de una "investigación nacional de seguridad" en la que el CBP buscaría en dicha lista información sobre la violencia ejercida en la frontera en noviembre. 


Entre los documentos hay fotos de pasaportes y redes sociales, información personal que incluye fechas de nacimiento, "país de origen" y el supuesto rol en la caravana. También si los oficiales han incluido una alerta en el pasaporte, y algunos tienen una "x" en la fotografía, que señala los casos que han sido detenidos, interrogados o cuyo visado ha sido desestimado por algún oficial.  

 

Los agentes han creado también un dosier de cada individuo. Dos de los que han sido compartidos con el canal de noticias tienen los nombres de periodistas que están clasificados como objetivos de segundos controles, aunque no han más detalles. En otro archivo, de una abogada de un centro de migrantes y refugiados, se incluyen detalles específicos como el coche que conduce, el nombre de su madre, su trabajo y su historial laboral.


"La vigilancia a periodistas a este nivel es probablemente ilegal y representa un total abuso de poder del CBP, que prueba las sospechas que -cada vez más- periodistas han compartido de forma anecdótica: el gobierno estadounidense sigue de cerca sus actividades por su trabajo", afirma Daphne Pellegrino, responsable de la oficina de América del Norte de Reporteros Sin Fronteras. "Los periodistas no pueden ser interrogados únicamente por hacer su trabajo, ni pueden ser utilizados para reforzar investigaciones federales. Nos reuniremos con el CBP, junto a otras organizaciones de periodistas, y les pediremos que garanticen el fin de esta vigilancia deliberada a informadores en la frontera".

 

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) publicó en octubre los casos detallados de 37 periodistas detenidos de forma colectiva para un segundo control. Desde entonces, el CPJ, Reporteros Sin Fronteras, el Comité de Reporteros para la Libertad de Prensa y  otras organizaciones de periodistas intentan trasladar al CBP su preocupación por los controles de la frontera.

 

Estados Unidos ocupa el puesto 45 de los 180 países que conforman la actual Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa elaborada anualmente por Reporteros Sin Fronteras


Consulta más información sobre Estados Unidos en el Informe Anual elaborado por RSF-España.