Las mujeres suponen menos del 15% de los periodistas en prisión, pero más del 50% de las mayores condenas dictadas este año

0
596

Aunque las mujeres periodistas encarceladas en la actualidad son una minoría y suponen el 12,7% de todos los periodistas presos en el mundo (69 mujeres, 474 hombres), a ellas se les ha impuesto cinco de las nueve mayores condenas dictadas desde enero de 2023 contra profesionales de la información. Figuras emblemáticas en Bielorrusia, Birmania o Burundi, todas estas periodistas han sido condenadas al menos a diez años de cárcel.

En el Día Internacional de la Mujer, Reporteros Sin Fronteras (RSF) alerta sobre la dureza de las penas dictadas contra las mujeres periodistas, que van desde los diez años hasta la cadena perpetua.

Aun siendo minoría en las cárceles de todo el mundo, pues suponen el 12,7% de todos los periodistas presos, las mujeres acaparan el 55% de las penas de prisión más abultadas impuestas desde el 1 de enero de 2023. Nunca tantas mujeres periodistas habían sido tan duramente reprimidas, en los últimos cinco años.

Sus nombres son Maryna Zolavata, Lyudmila Tchekina y Valeryia Kastsiouhova, en Bielorrusia, y Shin Daewe, en Birmania. Estos dos países, que ya figuran entre las mayores cárceles de periodistas del mundo, son también los que castigan con mayor severidad a las mujeres que se atreven a defender la libertad de informar. En Burundi, a la presentadora de radio Floriane Irangabiye, la primera mujer periodista condenada en el país al menos en los últimos cinco años, se le impuso una pena de diez años de cárcel, en enero de 2023.

Fuente: RSF

Esta represión histórica de las mujeres periodistas no es sino la consecuencia de que son las mujeres quienes encarnan, cada vez más, las grandes figuras del periodismo. En este Día Internacional de la Mujer, me gustaría destacar el compromiso inquebrantable de todo el equipo de RSF con las mujeres periodistas. En 2023, apoyamos a 140 mujeres periodistas a través de becas de asistencia. También sostuvimos varios proyectos específicos, como la construcción de un espacio en Gaza para que las mujeres periodistas dispongan de medios para proseguir su trabajo, la formación para realizar coberturas electorales en Senegal y un programa de talleres para más de cien mujeres periodistas con Network of Women in Media, nuestro socio local en India”.

Christophe Deloire, secretario general de RSF

Los regímenes más represivos con las mujeres periodistas

Solo Bielorrusia ha condenado a tres mujeres periodistas a penas de entre diez y doce años de cárcel en 2023: Maryna Zolatava (Tut.by), Lyudmila Chekina (Tut.by) y Valeryia Kastsiouhova (Belarussian Yearbook). “Cada vez más activas y visibles en la esfera pública, las mujeres periodistas que trabajan para medios independientes y críticos con el gobierno han sido sometidas a un trato especialmente duro tras las manifestaciones que sucedieron a las elecciones de agosto de 2020″, señala Jeanne Cavelier, responsable del Área de Europa del Este y Asia Central de RSF.

En Burundi, Floriane Irangabiye, sentenciada en enero de 2023 a diez años de cárcel, cuando ninguna mujer periodista había sido condenada en el país al menos en los cinco últimos años, es también la única periodista, hombre o mujer, presa en Burundi. La presentadora de radio, considerada culpable de “atentar contra la seguridad interior del territorio nacional”, trabajaba para Radio Igicaniro, un medio basado en Ruanda crítico con el gobierno burundés, en un contexto de tensiones entre ambos países. El pasado febrero, su condena fue confirmada en apelación por el Tribunal Supremo.

En enero de 2024, la junta militar birmana dio un paso más en su escalada de represión contra los periodistas y condenó a cadena perpetua al periodista documentalista birmano Shin Daewe. Desde el golpe de Estado de febrero de 2021, no se había impuesto una pena tan dura a un periodista. Actualmente, otros 62 profesionales de los medios, entre ellos siete mujeres, permanecen encarcelados en prisiones birmanas, en un alarde de la arbitrariedad y el encarnizamiento que emplea la junta militar contra la libertad de prensa.

Por último, en Irán, la ola de represión desatada contra los periodistas desde que surgiera el movimiento “Mujer, Vida, Libertad” no deja de crecer. En octubre de 2023, tras cubrir la muerte de la joven Mahsa Amini, las periodistas Elahe Mohammadi y Niloofar Hamedi fueron condenadas a un total de 12 y 13 años de cárcel – la suma de las penas por los tres delitos que se les imputó – pero, tras la aplicación del principio de no acumulación de condenas, éstas se redujeron a seis y siete años de cárcel -la más larga de las tres que pesaban contra cada una de ellas-. Finalmente, el pasado mes de enero, quedaron en libertad provisional, tras pasar quince meses en prisión, pero existe un elevado riesgo de que vuelvan a ser encarceladas en apelación. Cuatro mujeres periodistas permanecen entre rejas en Irán, entre ellas Narges Mohammadi, Premio Nobel de la Paz 2023, encarcelada desde noviembre de 2021.