IRÁN | RSF denuncia las condenas abusivas de 12 y 13 años de cárcel para las periodistas Elahe Mohammadi y Nilufar Hamedi

0
1149

Después de trece meses de detención preventiva, las periodistas iraníes Elahe Mohammadi y Nilufar Hamedi han sido condenadas a doce y trece años de cárcel, respectivamente. Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena esta sentencia abusiva y alarmante, dictada tras un simulacro de juicio.

El 22 de octubre, después de pasar trece meses en prisión, la sala decimoquinta del Tribunal Revolucionario de Teherán dictó finalmente sentencia: 12 años de cárcel para Elahe Mohammadi, corresponsal de Ham Mihan, y 13 años para Nilufar Hamedi, corresponsal de Shargh Daily.

El tribunal las declaró culpables de todos los cargos que se les imputaban. Elahe Mohammadi ha sido condenada a doce años de prisión, seis de ellos por «colaboración con el gobierno hostil de Estados Unidos», cinco años por «conspiración para cometer un delito contra la seguridad nacional» y un año por «propaganda contra la República Islámica». Nilufar Hamedi ha sido declarada culpable de los mismos cargos y condenada a 13 años de prisión.

Según el diario Ham Mihan, se descontarán los días de detención ya cumplidos por las periodistas, que podrían beneficiarse de una reducción de condena, calculada según el artículo 27 de la ley sobre penas islámicas. Las sentencias pueden recurrirse en un plazo de veinte días.

Este veredicto es escandaloso. Un año de detención preventiva no ha satisfecho la sed de venganza de la República Islámica, que acaba de castigar severamente a estas dos valientes periodistas. La condena de Elahe Mohammadi a 12 años de cárcel y la de su compañera, Nilufar Hamedi, a 13 años, son una burla del concepto de justicia. Se las castiga por ejercer su profesión, que consiste en garantizar el derecho de los ciudadanos a la información. RSF pide a la comunidad internacional que actúe para que las dos periodistas sean puestas en libertad inmediatamente y sin condiciones”.

Jonathan Dagher
Responsable de la oficina de RSF de Oriente Medio

Los procesos, denunciados por RSF como «farsas judiciales», se han desarrollado en dos sesiones para cada una de las periodistas, presididas por el juez Abolghasem Salavati, conocido por la severidad de sus sentencias. Las primeras vistas tuvieron lugar los días 29 de mayo (Nilufar Hamedi) y 30 del mismo mes (Elahe Mohammadi), mientras que las segundas se celebraron los días 25 y 26 de julio. Sus abogados no fueron informados de estas fechas hasta el último momento y solo dispusieron de unas horas para examinar los expedientes y reunirse con sus clientas. No se les permitió hablar ante el juez.

Durante estas audiencias, las dos periodistas negaron siempre los cargos que se les imputaban. «Puedo decir con orgullo que nunca he tenido ningún vínculo con gobiernos extranjeros y que mi lealtad está con el pueblo, porque me considero su voz», declaró Elahe Mohammadi al juez el pasado mes de julio, según su marido, Saeed Parsaee.

Justo antes del veredicto del 22 de octubre de 2023, el esposo de Nilufar Hamedi, Mohamad Hosein Ajorloo, deseó a su esposa un feliz cumpleaños en Instagram. «No sabemos cuántos cumpleaños más pasarás tras estos muros», escribió, “pero superaremos esto y por fin celebraremos la libertad». El 22 de julio ya había pedido «un juicio público justo y transparente y la liberación inmediata de Nilufar y Elahe». Una petición que cayó en saco roto el domingo 22 de octubre.

Las dos periodistas que desvelaron el caso Mahsa Amini

Nilufar Hamedi, corresponsal del diario Shargh, fue una de las primeras periodistas en informar sobre el caso Mahsa Amini, publicando una foto de la familia de la joven kurda desde el hospital de Karsa de Teherán, donde se encontraba en coma. Al día siguiente, Elahe Mohammadi, corresponsal del diario Ham Mihan, tomó el relevo. Fue la única periodista que cubrió el funeral de Mahsa Amini en el Kurdistán iraní.

El 22 de septiembre de 2023, aniversario de la detención de Nilufar Hamedi, su abogado solicitó al tribunal la puesta en libertad de su cliente, que había superado el límite legal de un año de prisión preventiva. El abogado de Elahe Mohammadi presentó otra solicitud similar el 30 de septiembre de 2023, un año después de su detención.

Procedimientos judiciales irregulares, detenciones arbitrarias, prisiones preventivas prolongadas y condenas abusivas se combinan para atrapar a los periodistas en un laberinto de represión destinado a amordazarlos.
Con estas nuevas condenas, ya son cuatro las mujeres periodistas encarceladas en Irán, entre ellas Vida Rabbani y Narges Mohammadi, recientemente galardonada con el Premio Nobel de la Paz.