ESTADOS UNIDOS | Documentos confidenciales demuestran el ensañamiento contra Wikileaks

20.02.2014 16:03

 

Reporteros Sin Fronteras expresa su indignación por la manifiesta ferocidad de las autoridades de Estados Unidos contra Wikileaks. Los documentos confidenciales publicados por Glenn Greenwald y Ryan Gallagher demuestran la instrumentalización de la NSA y GCHQ -las agencias de inteligencia estadounidense y británica- contra esta web y su fundador, Julian Assange.

 

Dichos documentos, proporcionados por el denunciante Edward Snowden, demuestran que ambas agencias se han excedido en su misión en pro del interés político, y contra la libertad de información.

 

"La vigilancia de la NSA, la determinación de las autoridades de Estados Unidos de ver a WikiLeaks ante la justicia y la criminalización de su responsable, Julian Assange es un ataque a la libertad de información. WikiLeaks no puede ser condenados por haber ejercido su derecho a la recopilar y publicar información, un derecho garantizado por la Primera Enmienda ", apunta Reporteros Sin Fronteras.

 

El  primer documento explica cómo la GCHQ ha utilizado su programa de vigilancia TEMPORA para registrar todas las visitas a un sitio WikiLeaks. Las direcciones IP de los visitantes fueron interceptadas y registradas, igual que los términos de búsqueda utilizados para acceder al sitio.

 

Un segundo documento destaca las presiones sobre los aliados de Estados Unidos para que emprendan acciones legales contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange. Dicho documento lista, país por país y año tras año, los esfuerzos de EEUU y sus aliados para localizar, perseguir, capturar y matar a terroristas, traficantes de drogas y otros enemigos del estado.

 

Después de la publicación de los "Registros de la Guerra de Afganistán", EEUU ha animado a sus aliados a tratar a Julian Assange como un delincuente: "Estados Unidos pide a otras naciones con fuerzas destacadas en Afganistán -Australia , Reino Unido y Alemania-, que consideren la posibilidad de presentar cargos criminales contra Julian Assange". A Assange se le describe como el "fundador de la página web WikiLeaks y responsable de la publicación no autorizada de más de 70.000 documentos secretos que cubren la guerra en Afganistán".

 

Un tercer documento confidencial demuestra que el gobierno estadounidense había pedido que WikiLeaks fuera clasificado como "agente extranjero malicioso", lo que habría expuesto a la web a una mayor vigilancia.

 

En septiembre de 2013 y desde la embajada de Ecuador en Londres, donde está refugiado, Julian Assange ya había condenado la acción del gobierno de EEUU en su trabajo periodístico y elevado una queja ante la justicia sueca.

 

En octubre de 2010, Visa, Mastercard, Paypal y otros servicios de pago online suspendieron los pagos a WikiLeaks, lo que socava la base financiera del grupo.

 

Los miembros de la red de WikiLeaks se han enfrentado a abusos de poder por parte de las autoridades estadounidenses. En noviembre de 2013, Jeremy Hammond, informante del grupo que ya había sido condenado a 10 años de prisión por violar la ley contra el fraude y abuso informático (Computer Fraud and Abuse Act). En 2011, Jacob Appelbaum, representante de WikiLeaks desde julio de 2010, fue el blanco de una recogida de información selectiva contra sus colaboradores. El 4 de enero y 15 de abril de 2011, el gobierno EEUU ordenó por decreto a Google Inc. y Sonic.net Inc. ISP proporcionar las direcciones IP y direcciones de correo electrónico de todos los contactos desde el 1 de noviembre de 2009.

 

Estados Unidos y el Reino Unido, ocupan, respectivamente, los puestos 46 y 33 en la Clasificación Mundial 2014 de la Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras. EEUU retrocede 13 posiciones respecto a la edición anterior, en parte, por el uso demasiado amplio del concepto de seguridad nacional en detrimento de la libertad de información. Más sobre la evolución de la libertad de información en ambos países, en el último Informe Anual de RSF.