MARRUECOS | RSF pide una audiencia justa para la apelación de Souleiman Raissouni

0
388

Reporteros Sin Fronteras (RSF) espera que Souleiman Raissouni, periodista encarcelado y en un estado muy débil todavía por una larga huelga de hambre, reciba finalmente un trato justo por parte del tribunal de Casablanca que debe comenzar la audiencia de su apelación el 13 de octubre.

El editor del diario Akhbar al Yaoum, (que tuvo que suspender los pagos a sus acreedores en marzo), fue sentenciado a cinco años en prisión el pasado 10 de julio después de un juicio de cuatro meses marcado por numerosas irregularidades. Le condenaron por agresión sexual, algo que él siempre ha negado.

La fiscalía solicitó inicialmente la pena máxima de diez años con el argumento de que Raissouni era una figura pública y había hecho declaraciones “contradictorias” mientras que el denunciante era miembro de una minoría y había proporcionado declaraciones “consistentes”.

Raissouni no compareció ante el tribunal cuando el juez lo declaró culpable en julio porque estaba extremadamente débil debido a su huelga de hambre. Además, se le negó su solicitud de ser llevado ante el tribunal en una ambulancia y disponer de una silla de ruedas.

Raissouni se negó a comer durante 122 días como protesta contra su detención en mayo de 2020. Todavía sigue sufriendo las principales secuelas de la huelga de hambre, entre ellas hipertensión y parálisis de su pierna derecha. Su mente también parece quedarse en blanco a menudo. Claramente necesita gran atención médica y psicológica.

“Esta apelación es una oportunidad única para corregir las numerosas irregularidades observadas hasta ahora en el proceso judicial contra Souleiman Raissouni”, afirma Souhaieb Khayati, jefe del departamento para África del Norte de RSF. “Su estado de salud sigue siendo extremadamente preocupante y es absolutamente esencial que ahora se le permita tener una audiencia justa y equitativa. Raissouni no tiene lugar en la cárcel”.

Los otros dos periodistas que han sido atacados por las autoridades marroquíes se encuentran actualmente encarcelados por cargos sexuales. Uno es Omar Radi, periodista de investigación condenado a seis años de cárcel por cargos “violación” y “espionaje”. El otro es Taoufik Bouachrine, fundador de Akhbar al Yaoum, y que cumple una condena de 15 años por varios cargos sexuales que siempre ha negado.

Marruecos ocupa el puesto 136 de los 180 países que componen la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de Reporteros Sin Fronteras.