IRÁN | Prisión para dos mujeres periodistas independientes y la madre de un fotoperiodista

0
380

Desde hace un mes, dos mujeres periodistas independientes y la madre de un fotoperiodista encarcelado tienen que cumplir penas de cárcel en Irán. Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena el uso sistemático del encarcelamiento para acosar a todas las personas relacionadas con la información independiente, incluidas las mujeres.

A Farangis Mazloom, madre de Soheil Arabi, fotoperiodista galardonada con el Premio RSF a la Libertad de Prensa en la categoría de periodismo ciudadano en 2017, la fiscalía de la prisión de Evin para la ejecución de la pena le comunicó el 20 de octubre que debía comenzar a cumplir la condena de un año de cárcel que recibió en marzo por los cargos de “reunión y conspiración contra la seguridad nacional” y “propaganda antigubernamental”.

Su delito fue haber alertado a la opinión pública sobre las condiciones de reclusión de su hijo y haber protestado por el trato inhumano y degradante al que ha sido sometido.

Encarcelado desde diciembre de 2013, Arabi ha sido sometido a un acoso “disciplinario” arbitrario e ilegal en prisión y ha iniciado una nueva huelga de hambre en protesta por las palizas que ha recibido de los funcionarios de prisiones y otras formas de violencia. Trasladado varias veces a diferentes prisiones, ha pasado largos periodos en régimen de aislamiento. Incluso fue torturado (y herido) cuando se convirtió en el portavoz de otros reclusos que denunciaban las pésimas condiciones de la prisión de Teherán.

El 20 de octubre, las autoridades judiciales de la ciudad de Ahvaz, en el sur del país, confirmaron la condena del periodista Mehrnoush Tafian a 91 días de cárcel y un año más de prisión suspendida. Tafian fue detenida el 29 de octubre de 2020 cuando respondió a una citación de un tribunal revolucionario de Ahvaz y quedó en libertad bajo fianza dos días después. Fue condenada por cubrir una manifestación de los habitantes de un pueblo cercano en protesta por la destrucción de sus casas por parte de la fundación religiosa más rica de Irán.

Otra periodista, Narges Mohammadi, denunció el 26 de septiembre en Instagram que las autoridades judiciales habían confirmado su condena a 36 meses de cárcel, 80 latigazos y una multa.

“Desde que empezaron a construir este caso, no he participado en ninguna audiencia, no he tenido abogado y no he escrito ni una palabra en mi defensa”, escribió en su post de Instagram. “Y por supuesto, a pesar de mi citación, no me he presentado en la cárcel. Pueden venir a buscarme por la fuerza y una vez en la cárcel denunciaré esta injusticia”.

Mohammadi, que también fue portavoz del Centro de Defensores de los Derechos Humanos en Irán, pasó varios años en prisión entre mayo de 2015 y octubre de 2020. En diciembre de 2019, fue golpeada y sometida a otras formas de violencia por el director de la prisión de Evin, en Teherán, y varios de sus guardias cuando protestó por su traslado a la prisión de Zanjan, a 300 kilómetros al noroeste de Teherán.

Desde su puesta en libertad, en octubre de 2020, ha sido objeto de un acoso judicial total, con al menos ocho detenciones, por su defensa de las familias de los presos de conciencia y los periodistas.

Irán ocupa el puesto 174 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.