HUNGRÍA | RSF insta al regulador húngaro a evitar un nuevo golpe al pluralismo de los medios de comunicación

0
305

Reporteros Sin Fronteras (RSF) lamenta el tiempo que el Consejo de Medios de Comunicación de Hungría está tardando en renovar la licencia de Tilos Rádió, una emisora comunitaria independiente con sede en Budapest y cuyo permiso de emisión expiró el 3 de septiembre. El Consejo de Medios de Comunicación, a través del regulador húngaro, debe tomar una decisión debidamente justificada lo antes posible, afirma RSF.

«Desde su vuelta al poder como primer ministro de Hungría en 2010, Viktor Orbán ha reducido drásticamente la proporción de medios de comunicación independientes a través de diferentes mecanismos, entre ellos la manipulación del Consejo de Medios de Comunicación. Silenciar a Tilos Rádió supondría un nuevo golpe al pluralismo de los medios de comunicación. Exigimos al regulador de medios húngaro a tomar una rápida decisión con respecto a la licencia de esta emisora de radio que se ajuste a la legislación vigente», afirma Pavol Szalai, responsable del Área de la Unión Europea y los Balcanes de RSF.

La frecuencia de Budapest 90.3 MHz ha quedado en silencio desde la medianoche del 4 de septiembre. Tilos Rádió lleva usándola 19 años, pero ha tenido que detener su emisión debido a que su licencia expiró. Actualmente, la emisora únicamente retransmite online. Fue durante el evento de celebración del 31º aniversario de la radio cuando su director, Gábor Csabai, anunció el fin de las retransmisiones en FM. También comunicó su renuncia, pues tal y como dijo entonces, la nueva etapa de Tilos Rádió necesitaba un nuevo director.

Tras la decisión del Consejo de Medios de Comunicación de utilizar pequeñas irregularidades administrativas como motivo para denegar la renovación de la licencia de Tilos Rádió el 12 de abril, la emisora tuvo que participar en una apretada competición el 15 de agosto para conseguir la adjudicación de la frecuencia. Cuando RSF preguntó quién más se había presentado a la puja, el Consejo de Medios de Comunicación contestó que tan solo habían recibido la oferta de Tilos Rádió. De este modo, se demuestra que el regulador no tuvo que decidir entre muchos candidatos, sino que tan solo debió discernir si la candidatura de Tilos Rádió cumplía con los requisitos exigidos.

El pernicioso Consejo de Medios de Comunicación examinó la solicitud de la Fundación Cultural Tilos el 30 de agosto y decidió que era inaceptable porque una de las preguntas del formulario, acerca del jingle característico de la emisora, quedó sin respuesta. La Fundación optó por dejar en blanco la pregunta en lugar de explicar que Tilos Rádió no había tenido jingle en los 31 años de existencia. Gábor Orbán, quien ocupó el cargo de director tras la renuncia de Csabai, contó a RSF que el 7 de septiembre se presentó una versión revisada de la solicitud.

A la pregunta de RSF sobre el tiempo que se está tardando en expedir la licencia, el Consejo de Medios contestó que, bajo la Sección 51 (2) de la Ley de servicios de comunicación y de masas, cuentan con 120 días para tomar una decisión. El Consejo también señaló que la emisora decidió no solicitar una licencia provisional que le habría permitido continuar con las emisiones terrestres a la espera de una decisión definitiva. Tilos Rádió explicó a RSF que habían tomado esa decisión con el objetivo de centrarse en obtener una licencia de emisión para los próximos 10 años.

La estrategia del Consejo de Medios con Tilos Rádió parece ser similar a la que se utilizó para despojar a Klubrádió de su licencia en febrero de 2021 y que llevó a la Comisión Europea a interponer una denuncia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la incapacidad de Hungría de cumplir con las normas de comunicación electrónica de la UE.

Hungría ocupa el puesto 85 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022 de RSF.