HUNGRÍA | Expulsan de las ondas a Klubrádió, la principal emisora independiente

0
874

El Tribunal Metropolitano de Budapest respalda la decisión del Consejo de Medios de Hungría de no renovar la licencia de emisión a Klubrádió, la principal radio independiente del país. Reporteros Sin Fronteras (RSF) condena este enorme golpe al pluralismo mediático e insta a la Comisión Europea a que no retrase más su investigación sobre la independencia del Consejo de Medios y las ayudas estatales a los medios progubernamentales.

En la sentencia del 9 de febrero, el tribunal rechazó el recurso de Klubrádió contra la decisión del Consejo de Medios. En consecuencia, esta emisora ​​de radio de Budapest desaparecerá de las ondas en unos días, cuando expire su licencia el 14 de febrero por la tarde.

Muy influenciado por el gobierno del primer ministro, Viktor Orbán, el Consejo de Medios apoyó en una razón banal su decisión del pasado septiembre de no renovar la licencia de Klubrádió: el hecho de que la emisora de radio no informara al Consejo de que acataba las cuotas de tiempo de emisión para músicos húngaros e internacionales.

Célebre por sus críticas abiertas y divertidas al gobierno, Klubrádió ya había recibido la orden de restringir su frecuencia a la capital húngara. A partir de ahora se limitará a transmitir por internet.

“Con el apoyo del sistema judicial húngaro, el Consejo de Medios ha utilizado un pretexto administrativo para asestar un duro golpe al pluralismo mediático”, denuncia Pavol Szalai, responsable del departamento para la Unión Europea y los Balcanes de RSF. “La Comisión Europea no debe demorar más su investigación sobre la independencia del Consejo bajo la directiva europea revisada sobre servicios de radiodifusión y sobre las demás restricciones a la libertad de prensa, como las ayudas estatales a los medios progubernamentales”.

Klubrádió tiene previsto llevar al Tribunal Supremo de Hungría su recurso de apelación contra la decisión del Consejo de Medios, pero su frecuencia ya está en fase de licitación. Su desaparición de las ondas de radio tendrá consecuencias irreversibles, incluida la pérdida de oyentes y anunciantes.

La emisora ​​se suma así a la larga lista de víctimas de las políticas de censura del gobierno, que utilizó la presión política y económica para desmantelar el mayor diario digital independiente, Index, el pasado mes de julio.

Hungría ocupa el puesto 89, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.

EtiquetasVirtor Orbán