ETIOPÍA | El Gobierno retira la acreditación a un periodista del New York Times

0
240

Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide a las autoridades etíopes que devuelvan la acreditación de prensa al periodista Simon Marks, reportero del New York Times y de Bloomberg News, y exige que los periodistas puedan trabajar libremente en todo el territorio.

 

Después de varias advertencias semioficiales, Simon Marks ha sido notificado de la suspensión de su acreditación por parte de la Autoridad de Radiodifusión de Etiopía (EBA) acusado de “falta de imparcialidad” y de difundir “noticias falsas”. El hecho ha acontecido después de su regreso a Addis Abbeba desde la región del norte de Tigray, donde informaba del impacto devastador de la guerra en la zona.

Las razones de esta decisión, según explica la carta oficial remitida al periodista, están relacionadas con dos artículos publicados a principios de año en Bloomberg sobre el conflicto de Tigray y sobre la disputa fronteriza con Sudán.

Marks, ciudadano irlandés, ha pasado varias semanas tratando de convencer a la EBA de que le restaure sus credenciales; finalmente el 7 de mayo recibió la notificación de que no se le permitiría volver a trabajar hasta octubre. Según explica a Reporteros Sin Fronteras, esto le impedirá cubrir las elecciones parlamentarias, que acaban de posponerse. RSF ha intentado contactar con el director general de la EBA, Mohammed Edris, sin éxito.

Esta suspensión demuestra, de nuevo, la voluntad de las autoridades etíopes de silenciar a los periodistas y de bloquear el acceso a la información”, destaca RSF. “En una región como Tigray, donde es casi imposible informar, esta prohibición muestra una clara desconfianza hacia los medios e influye negativamente en la imagen de la EBA, que supuestamente tiene como objetivo diversificar y enriquecer el panorama mediático. Instamos a las autoridades a anular esta desproporcionada decisión y permitir que los periodistas trabajen libremente en todo el país”.

El periodismo y el acceso a las noticias y a la información están cada vez más amenazados en Etiopía, especialmente en Tigray, donde el gobierno federal ha estado en guerra con las autoridades locales desde noviembre.

En las primeras semanas del conflicto, la EBA anunció que había suspendido la acreditación del corresponsal de Reuters por una supuesta cobertura “engañosa”, y envió cartas de advertencia a la BBC y a Deutsche Welle. Un periodista –que prefiere mantenerse en el anonimato– dice que es deplorable que tanto él como sus compañeros de profesión sean amenazados con perder su derecho a informar. 

Después de progresar durante tres años, Etiopía ha caído dos posiciones y ocupa el puesto 101 de los 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.