UNIÓN EUROPEA | Diez recomendaciones de RSF para responder a los desafíos de las democracias

0
963

Reporteros Sin Fronteras (RSF) presenta una serie recomendaciones a las instituciones europeas sobre cómo responder a los desafíos de la democracia y los derechos fundamentales. Estas sugerencias se exponen ante las diversas propuestas y planes de acción para la regulación de las plataformas digitales, la financiación de los medios de comunicación y la protección de la democracia que la Comisión Europea dará a conocer el 2 de diciembre.

RSF presenta 10 recomendaciones para establecer salvaguardias democráticas en el ámbito de la información y comunicación online, así como para construir las bases de un ecosistema sostenible para la atribulada industria de los medios.

La democracia y los derechos fundamentales se ven amenazados por el caos de la información online, achacable al modelo de negocio de las plataformas digitales y a la falta de regulación; por el aumento de las violaciones a la libertad de prensa y los ataques a la independencia editorial alrededor del mundo, y por el desplome de los ingresos de los medios, que amenaza la calidad del contenido e incluso la superveniencia de muchos medios de comunicación.

La Unión Europea se ha comprometido a responder a estas amenazas mediante un Plan de Acción para la Democracia Europea, que se publicará el 2 de diciembre. Se basa en tres pilares: la integridad de las elecciones y la publicidad política, el refuerzo de la libertad y el pluralismo de los medios, y la lucha contra la desinformación en la Unión Europea. La Comisión Europea también presentará la Ley de Servicios Digitales (DSA, por sus siglas en inglés) y la Ley de Mercados Digitales (DMA), la futura legislación destinada a regular las plataformas digitales, y un Plan de Medios y Audiovisuales. También se espera una propuesta normativa conjunta del Consejo sobre medidas para frenar las graves violaciones y abusos de los derechos humanos.

RSF ha publicado diez recomendaciones con el objetivo de ayudar a los Estados miembro a responder a estos desafíos después de que en vísperas de las elecciones europeas en 2019 se presentaran una serie de propuestas iniciales para fortalecer la libertad de prensa.

 

1/ Promover el objetivo de la libertad periodística y las noticias e información fiables en la UE y en foros internacionales

Europa es el continente en el que la libertad de prensa está más garantizada, como se puede ver en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF. Pero esta libertad está en peligro en todo el mundo y se ha visto debilitada en el continente europeo.

Las prioridades diplomáticas de la UE deberían incluir garantías democráticas para el debate público en el ámbito de la información y comunicación online.

Las prioridades diplomáticas de la UE también deberían incluir no solo la defensa sino también la promoción de la libertad periodística, la independencia y el pluralismo.

Para promover estos valores fundamentales y garantizar sus modelos democráticos, la UE debe incluir estos asuntos en la agenda de reuniones internacionales, como las cumbres del G7 y G20.

2/ Regular las plataformas digitales exigiendo garantías democráticas para el debate público

Las plataformas digitales han adquirido un mayor peso en nuestras vidas. Ya no son meros intermediarios técnicos, transmisores de contenido neutrales o soportes sin impacto en el dominio público. Son entidades que dan forma y estructuran el espacio público, establecen sus estándares, determinan la censura de contenido y deciden qué medios de comunicación e información tienen prioridad.

Como respuesta a esta realidad, 38 países, incluidos 21 Estados miembros de la Unión Europea han firmado el Pacto Internacional por la Información y la Democracia. Este texto proclama principios generales para el ámbito de la información y comunicación online y pide a las plataformas digitales que los implementen.

Es esencial que la legislación europea para la regulación de plataformas se base en el enfoque y los principios del Pacto Internacional por la Información y la Democracia.

En particular, la UE debe proclamar el espacio de información y comunicación online como un bien común, regido por los principios que permiten el ejercicio de los derechos y libertades fundamentales.

El sistema de rendición de cuentas exigido a las plataformas debe asegurar que salvaguardan y respetan los procedimientos democráticos y los derechos de sus usuarios, especialmente el derecho a la libertad de opinión y expresión.

3/ Promover noticias e información fiables

Para combatir la desinformación, la Unión Europea debe priorizar la promoción de contenido online fiable (“listas blancas”) en lugar de políticas represivas que son difíciles de implementar y amenazan la libertad de expresión (“listas negras”)

La Unión Europea debería adoptar un enfoque de regulación conjunta para que las plataformas promuevan y mejoren la visibilidad de fuentes de información fiables en sus páginas de noticias y resultados de búsqueda (una obligación de relevancia debida), usando criterios independientes empleados por los profesionales de la comunicación y adoptando mecanismo como la  Journalism Trust Initiative. Las plataformas implementarían estas herramientas y criterios bajo la supervisión de autoridades reguladoras, aplicando herramientas y criterios transparentes e identificados en la legislación.

Lanzada y dirigida por RSF, la Journlaism Trust Initiative (JTI, por sus siglas en inglés), descansa sobre un proceso de normalización colaborativa cuyo fin es favorecer el respeto por la ética y los métodos periodísticos, así como reforzar el ejercicio del derecho a la información mediante la promoción de contenido online producido de acuerdo con estos principios. Bajo la protección del Comité Europeo de Normalización (CEN, por sus siglas en inglés), el “Estándar” europeo de la JTI se emitió oficialmente el 19 de diciembre de 2019 en forma de “Acuerdo de taller del CEN”. Más de 120 entidades han colaborado en la redacción de estos estándares, incluidos medios de comunicación, sindicatos de medios, asociaciones de consumidores y grupos de tecnología. La incorporación de estos estándares en los algoritmos usados por los motores de búsqueda y para asignar publicidad comenzará a principios de 2021.

4/ Reforzar la sostenibilidad de los medios

La crisis de coronavirus ha demostrado lo esencial que es disponer de noticias e información fiable y de medios independientes. Al mismo tiempo, ha privado a los medios independientes de recibir aún más ingresos, exacerbando su fragilidad financiera.

A corto plazo, RSF pide a la UE la creación de un fondo de emergencia para ayudar a medios europeos vulnerables a superar la crisis. La Unión Europea debe garantizar que cualquier subvención directa o indirecta, o cualquier otra forma de apoyo financiero a los medios de comunicación, se conceda sobre la base de criterios objetivos, justos y neutros, como parte de procedimientos transparentes y no discriminatorios. También debe garantizar que se aplique respetando plenamente la autonomía editorial y operativa de los beneficiarios, de acuerdo a las recomendaciones del Consejo de Europa [1].

Propuesta de revisar el marco legal para promover el surgimiento de modelos de financiación innovadores. Debería desarrollarse en cooperación con la sociedad civil y los actores del sector. El Foro sobre Información y Democracia creará un grupo de trabajo sobre sostenibilidad de los medios en noviembre de 2020 para diseñar propuestas novedosas destinadas a financiar el periodismo (buenas prácticas, regulación y disposiciones fuera de mercado). Podría definir las líneas generales de un plan europeo para la sostenibilidad de los medios en Europa.

La UE debería exigir plataformas que contribuyan a la sostenibilidad de los medios, dado su impacto en la pérdida de beneficios de los medios de comunicación. RSF recomienda, por ejemplo, redistribuir parte de los ingresos nacionales netos de las plataformas hacia medios de interés público. O canalizar la publicidad a medios que respeten los estándares técnicos independientes y estén elaborados con criterios profesionales, como los estándares desarrollados por JTI.

5/ Reforzar el mecanismo europeo del estado de Derecho

RSF apoya la inclusión del pluralismo mediático en el Informe sobre el Estado de Derecho de la Comisión Europea, en donde se señala el reconocimiento del periodismo independiente y el acceso a la información como uno de los pilares de la democracia. También refleja la comprensión del declive de la libertad de prensa y pluralismo mediático en la UE.

Para que este mecanismo sea efectivo, RSF solicita que se refuerce y que se incluya en las recomendaciones país por país y en las sanciones por violaciones graves de los principios del Estado de derecho, en particular, la libertad de prensa y la independencia de los medios.

6/ Adoptar una directiva que proteja a los periodistas y a los medios de comunicación contra demandas arbitrarias

RSF ha observado un significativo aumento en el acoso judicial a periodistas en la Unión Europea en los últimos años. Los llamados Juicios Estratégicos contra la Participación Pública (SLAPPs, por sus siglas en inglés), se han convertido en una de las armas preferidas por aquellos que ocupan cargos de poder, políticos y empresarios para amordazar a los medios.

RSF pide a la UE que tome medidas para combatir este mal uso de acciones judiciales destinadas a silenciar a los periodistas. En particular, RSF exige la adopción de una directiva que establezca estándares mínimos de protección a nivel europeo mediante la introducción de garantías procesales para las víctimas de SLAPP y la combinación de medidas preventivas para bloquear demandas abusivas (incluida la evaluación de la admisibilidad, medidas cautelares y medidas temporales), así como medidas para sancionar a los responsables de SLAPP y para indemnizar a sus víctimas.

7/ Crear un mecanismo de alerta rápida para las violaciones a la libertad de prensa y para proteger a periodistas

A nivel político, RSF apoya la creación de un mecanismo de alerta rápido para las violaciones a la libertad de prensa y para la protección de periodistas, así como el nombramiento de un inspector como persona de referencia para esta institución. Ese mecanismo estaría en consonancia con las recomendaciones del Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas y la cuestión de impunidad. Permitiría a la sociedad civil y a las ONG hacer sonar la alarma tan pronto como se produzca una violación de la libertad de prensa o un ataque contra periodistas, de modo que la Unión Europea pueda actuar rápidamente.

A nivel internacional, RSF insta a la Unión Europea a presionar por la creación del puesto de Representante Especial ante el secretario general de Naciones Unidas para proteger a periodistas y combatir la impunidad por delitos violentos contra ellos. Un puesto con el peso político, la capacidad para actuar de forma rápida y la legitimidad que hacen falta para coordinar todos los órganos de la ONU y lograr así un cambio real.

8/ Armonizar la legislación para garantizar el secreto de las fuentes de los periodistas

La confidencialidad de las fuentes periodísticas es uno de los conceptos básicos de la libertad de prensa, según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Sin embargo, la legislación pertinente y la eficacia con la que protege las fuentes de los periodistas varían mucho de un país a otro dentro de la Unión Europea

→ La Unión Europea debería alentar a los Estados miembros a adoptar una legislación armonizada sobre la confidencialidad de las fuentes de los periodistas, según la cual los periodistas nunca puedan ser forzados a revelar sus fuentes. Las autoridades podrán intentar identificar sus fuentes por otros medios solo cuando un juez lo permita para poder evitar un delito grave que figure en una lista estrictamente definida.

9/ Reforzar la protección de los periodistas contra la vigilancia estatal

Debido a la recopilación masiva de datos, el análisis de tráfico de Internet y las posibilidades de penetrar en las comunicaciones privadas, los poderes policiales y de vigilancia amenazan la capacidad de los periodistas de proteger la confidencialidad de sus comunicaciones y sus fuentes en los Estados miembros de la Unión Europea.

RSF exige la adopción efectiva de salvaguardas contra la vigilancia a los periodistas y a sus fuentes a nivel nacional y europeo.

Las iniciativas supranacionales que se encargan de redactar normas y acuerdos comunes sobre vigilancia de agencias de inteligencia y a defender el respeto de la privacidad y la protección de datos deben ser apoyadas y alentadas a la luz de la reciente sentencia del Tribunal Constitucional Federal de Alemania sobre la ley de inteligencia extranjera (BDN-Gestez) y la resolución del 2020 sobre transferencias de datos (“Schrems II”) del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), de acuerdo con las solicitudes de estándares comunes de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, el relator especial de la ONU sobre la protección de la privacidad y la Red Europea de Supervisión de Inteligencia (EION, por sus siglas en inglés).

10/ Condicionar la financiación de la UE al respeto de la libertad de prensa y el estado de Derecho

La Unión Europea es una unión de valores que incluyen derechos fundamentales, democracia y el estado de Derecho. Con carácter urgente, la UE debe dotarse de los mecanismos e instrumentos adecuados para garantizar el respeto de estos valores, especialmente la libertad de prensa, y la independencia y pluralismo de los medios de comunicación, que son esenciales para el funcionamiento de la democracia y el estado de Derecho.

Un Estado miembro no debería poder beneficiarse de la solidaridad de Europa en forma de financiación europea si, al mismo tiempo, pisotea la libertad de prensa y el pluralismo mediático y, a través de ellos, la democracia y el estado de Derecho.

El nuevo instrumento para condicionar la financiación europea, que debería adoptarse definitivamente a finales de 2020, es un paso en la dirección correcta. Sin embargo, es probable que sea difícil de utilizar debido a las modalidades previstas para tomar tal decisión.

RSF recomienda que la financiación europea también esté condicionada al respeto de la libertad de prensa y la independencia de los medios de comunicación, a fin de poder responder mejor a las violaciones constatadas en ciertos Estados miembros de la UE.

 

[1] Recomendación CM/Rec (2018) 11 del Comité de Ministros de los Estados miembros sobre pluralismo de los medios y la transparencia de la propiedad de los medios (Adoptada por el Comité de Ministros el 7 de marzo de 2019 en la 1309º reunión de los Diputados de Ministros)  https://rm.coe.int/1680790e13