UNIÓN EUROPEA | RSF pide al parlamento y a los Estados miembros de la UE medidas contundentes contra los procesos mordaza

0
828

Reporteros Sin Fronteras (RSF) considera que la propuesta de directiva contra los procesos judiciales abusivos, presentada hoy por la Comisión Europea, es un gran paso adelante en la lucha contra el uso de los «procesos mordaza» para intimidar y silenciar a los periodistas, y pide al Parlamento Europeo y a los Estados miembros que estén a la altura del desafío, adoptando medidas contundentes para combatirlos.

RSF acoge con satisfacción tanto la propuesta de directiva de la Comisión como sus recomendaciones a los Estados miembros para combatir los procesos judiciales abusivos, el arma favorita de poderosos empresarios y políticos para silenciar a los medios de comunicación y disuadir el periodismo de investigación.

La propuesta de directiva establece garantías procesales que combinan medidas preventivas y punitivas, tal y como defienden RSF y la coalición CASE en su modelo de directiva. Las medidas preventivas deberían permitir rechazar rápidamente una demanda por abusiva gracias a un examen temprano de la admisibilidad. Las medidas punitivas deberían permitir sancionar a los que presenten procesos judiciales abusivos y así disuadir a otros de hacerlo. También se contempla la posibilidad de indemnizar a las víctimas.

«La Unión Europea tiene el deber de proteger a los periodistas contra quienes pretenden aprovecharse del sistema judicial para silenciarlos», defiende Julie Majerczak, representante de RSF ante la UE. «La propuesta de directiva de la Comisión es un importante paso adelante en este sentido y los colegisladores europeos -Parlamento Europeo y Consejo de la UE- deben aprobarla. Sin embargo, la propuesta de directiva sólo se aplica a los casos que tienen un impacto transfronterizo, lo que desgraciadamente limita considerablemente su alcance. Para garantizar una verdadera protección de los periodistas en toda la UE, es esencial que los Estados miembros apliquen las mismas garantías procesales a los casos nacionales, como recomienda la Comisión».

La UE no es competente para legislar sobre los casos estrictamente nacionales y los que corresponden al derecho penal. Para superar esta limitación, la Comisión ha adoptado una recomendación a los Estados miembros para que apliquen a nivel nacional las mismas normas que las de la directiva. También recomienda medidas de formación y sensibilización, así como la prestación de asistencia jurídica a las víctimas de procesos judiciales abusivos.

RSF pide a los Estados miembros que apliquen estas recomendaciones, y pide a la Comisión que se muestre decidida a garantizar que lo hagan. Tales medidas son esenciales para que los periodistas puedan seguir trabajando, para que puedan arrojar luz sobre las actividades de aquellos en posiciones de poder económico o político que recurren a los procesos judiciales abusivos, y arrojar luz sobre lo que quieren ocultar.

Los periodistas son demandados arbitrariamente cada vez más. La periodista maltesa Daphne Caruana Galizia tenía 47 demandas, especialmente por difamación, pendientes contra ella cuando fue asesinada en octubre de 2017. Uno de los diarios más importantes de Polonia, Gazeta Wyborcza, ha sido amenazado con decenas de acciones legales, incluso por el partido en el poder. El reportero de investigación polaco Tomasz Piatek, galardonado con el Premio RSF-TV5MONDE a la Libertad de Prensa en 2017, se enfrenta actualmente a siete procesos judiciales.

El empresario multimillonario francés Vincent Bolloré utiliza casi sistemáticamente los procesos mordaza contra los periodistas que investigan y cuestionan sus actividades, presentando demandas sin fundamento alegando difamación, denigración comercial o acoso.

Los periodistas de Croacia, Eslovenia, Italia y Bulgaria son a menudo objeto de procesos judiciales abusivos. Pero todos estos casos no representan más que la punta del iceberg, porque otros cientos de periodistas y ONG son silenciados silenciosamente mediante cartas que amenazan con acciones legales.