RUSIA | RSF denuncia una represión totalmente desproporcionada contra los periodistas que cubren las manifestaciones pro Navalny

0
1513

Más de 50 detenciones arbitrarias de reporteros durante las protestas para exigir la liberación del líder opositor Alexei Navalny: Reporteros Sin Fronteras denuncia una represión insólita e insta a la Unión Europea a aplicar nuevas sanciones a Rusia.

El balance de la jornada de protestas del 23 de enero habla por sí solo: más de 50 periodistas fueron objetivo de arrestos, detenciones arbitrarias y violencia policial en 17 ciudades de Rusia, mientras cubrían las manifestaciones a favor de la liberación del líder opositor Alexei Navalny. Esta cifra se calcula cotejando los datos de la web especializada en monitorizar detenciones en manifestaciones OVD-Info, los del Sindicato de Periodistas y Trabajadores de Medios Rusos (JMWU) y los recabados directamente por RSF.

“La policía ha perseguido deliberadamente a los medios, llegando a intentar introducirse en un apartamento privado para cortar imágenes de las protestas”, denuncia la responsable del Área de Europa del Este y Asia Central de RSF, Jeanne Cavalier. Otra prueba de esta represión totalmente desproporcionada es que incluso los periodistas claramente identificados con chalecos o brazaletes de prensa fueron detenidos durante horas. El objetivo era claramente impedir que mostrasen el movimiento de apoyo a un líder opositor al régimen.

“RSF insta a las autoridades rusas a cesar de obstaculizar el derecho a informar y pide a la representante de la OSCE para la libertad de los medios, Teresa Ribeiro, que denuncie estas violencias y detenciones arbitrarias; además, pide a la Unión Europea que adopte nuevas sanciones contra los responsables de estos abusos”, añade Cavalier.

Trabas a la libertad de información

Bregada en la retransmisión de manifestaciones, la cadena independiente de televisión Dojd fue censurada en directo: la policía cortó la luz del piso desde el que un equipo retransmitía en Moscú y, a continuación, detuvo al periodista Aleksei Korostelev y al cámara Sergei Novikov, so pretexto de comprobar su identidad. Otro colaborador de la cadena, Edouard Birmistrov, fue detenido en San Petersburgo, a pesar de estar identificado como periodista con un chaleco de prensa y su acreditación.

A lo largo de toda la jornada, se registraron todo tipo de trabas deliberadas contra la labor de los periodistas, como reflejan la detención grabada del corresponsal de la agencia gráfica Tardigrada en San Petersburgo, Ivan Petrov, o la paliza a porrazos de la reportera de The Insider, Vera Ryabitskaia, arrastrada por el cabello hasta un furgón policial.

En Moscú, Elizaveta Kirpanova también fue víctima, durante varios minutos, de los porrazos de los policías antidisturbios, que la golpearon en la cabeza. La periodista, que trabaja para la publicación independiente Novaia Gazeta, también estaba claramente identificada con un chaleco y una acreditación. A su colega fotorreportera, Viktoria Odissonoca, la policía le rompió el objetivo de la cámara.

Ekaterina Grobman, del digital independiente VTimes, recientemente fundado por ex periodistas del diario Vedemosti, también fue golpeada en el transcurso de su detención, pese a su visible tarjeta de prensa. Dos periodistas de Meduza, web informativa de referencia con base en Riga, también fueron agredidos por agentes: Kristina Safonova fue golpeada mientras cubría una protesta y Evguenyi Feldman fue agarrado brutalmente por el cuello. El periodista del digital AvtokazLive Nikita Stoupine, fue agredido con una “taser”.

La policía ya había tratado de intimidar a periodistas antes de que se produjesen estas agresiones y detenciones el día de las manifestaciones. El equipo de Alexei Navalny, el líder opositor que fue detenido cuando pisó suelo ruso el 17 de enero, tras varios meses de convalecencia en Alemania por un intento de envenenamiento, ha llamado a celebrar nuevas manifestaciones el 31 de enero.

Rusia ocupa el puesto 149 de los 180 países analizados por RSF en su Clasificación Anual de la Libertad de Prensa 2020.