REINO UNIDO | Reporteros Sin Fronteras pide la puesta en libertad de Assange por razones humanitarias y que retiren los cargos por la Ley de Espionaje de EEUU

0
103

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su alarma por el estado del fundador de Wikileaks, Julian Assange, cuya salud se ha deteriorado durante su detención. La organización pide su liberación inmediata por razones humanitarias y condena la incesante persecución de Assange por sus actividades periodísticas, lo que sienta un precedente peligroso.

 

La audiencia de extradición de Assange comenzará en el Tribunal de Magistrados de Westminster, en Londres, el 24 de febrero. En Reporteros Sin Fronteras preocupan las informaciones de que Assange no ha tenido suficientes oportunidades para prepararse para esta audiencia y que sus abogados no tienen un adecuado acceso a su defendido en prisión. Ambas medidas violan sus derechos fundamentales. Los representantes de RSF tienen previsto hacer un seguimiento de la audiencia de extradición.

 

La profunda inquietud de RSF tiene su origen en la declaración emitida por el Relator Especial de la ONU sobre la tortura, Nils Melzer, el 1 de noviembre, en la que expresaba su “alarma por el continuo deterioro de la salud de Julian Assange desde su detención y encarcelamiento a principios de 2019”, y decía que “su vida ahora corre peligro”. Un grupo de más de 60 médicos también emitió una advertencia similar en una carta abierta con fecha de 25 de noviembre, expresando preocupación porque la salud de Assange era tan mala que podría morir en prisión sin atención médica urgente.

 

Assange compareció por videoconferencia en un tribunal de Madrid el 20 de diciembre como parte de una investigación sobre sus acusaciones de que una empresa española lo espió mientras vivía en la embajada ecuatoriana en Londres.

 

RSF ya condenó el ataque del gobierno de Estados Unidos a Assange por sus actividades periodísticas, pues que los documentos clasificados filtrados por WikiLeaks llevaron a revelaciones periodísticas que eran de interés público. Assange no debe ser procesado por ser un intermediario entre un denunciante y los medios de comunicación. En EEUU, el fundador de WikiLeaks se enfrenta a un total de 18 cargos, 17 de ellos por la Ley de Espionaje, que la administración Trump utiliza cada vez más para cargar contra revelaciones y denuncias de irregularidades en asuntos relacionados con la seguridad nacional.

 

“Nos alarma el estado actual de la salud de Julian Assange y pedimos su liberación inmediata por razones humanitarias”, solicita el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “Assange está siendo atacado por Estados Unidos por sus actividades periodísticas, lo que sienta un precedente peligroso para la libertad de prensa. A la comunidad periodística de Estados Unidos y del extranjero le preocupa que estos procedimientos lleven a un nuevo nivel la criminalización del periodismo de seguridad nacional. Este precedente podría usarse para enjuiciar a periodistas y editores en el futuro por participar en actividades necesarias para reportajes de investigación de interés público. Estados Unidos debería cesar su persecución a Assange y retirar los cargos por la Ley de Espionaje sin más demora”.

 

RSF ha expresado su preocupación de que los procedimientos por filtraciones bajo la Ley de Espionaje no protejan adecuadamente a los denunciantes; a los acusados ​​no se les permite presentar una defensa de interés público, y los fiscales solo necesitan demostrar que la filtración pudo haber perjudicado a la seguridad nacional, no que realmente lo haya hecho. RSF teme que atacar a Assange bajo la Ley de Espionaje pueda sentar un precedente peligroso.

 

RSF también ha condenado la decisión del Ministerio del Interior del Reino Unido de dar luz verde a la solicitud de extradición de Estados Unidos. Assange actualmente permanece detenido en la prisión de Belmarsh, en espera de su audiencia de extradición en Estados Unidos, después de recibir una sentencia de 50 semanas en mayo de 2019 por romper la fianza al buscar refugio en la Embajada ecuatoriana en Londres en junio de 2012, donde permaneció hasta su expulsión y arresto en abril de 2019.

 

EEUU y el Reino Unido ocupan, respectivamente, las posiciones 48 y 33 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2019 publicada por Reporteros Sin Fronteras. Ver también el Informe Anual de la organización.