Espionaje masivo a periodistas de todo el mundo con el software israelí Pegasus

0
260

Cerca de 200 periodistas de 20 países diferentes han sido vigilados por clientes de la empresa israelí NSO, que comercializa el programa espía Pegasus, según una investigación publicada por un consorcio de medios de comunicación internacionales. Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su indignación y anuncia su intención de demandar a los responsables de esta vigilancia masiva.

“Esto es terrible”, declara el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “Las revelaciones sobre la utilización del programa espía Pegasus suscitan conmoción y repugnancia, habida cuenta de la amplitud de la vigilancia y la selección de los periodistas. No, NSO Group no contribuye a la ‘seguridad y estabilidad mundial’, en contra de lo que afirma la empresa. Pegasus es una herramienta vil y repugnante, inventada por mercenarios digitales y apreciada por los ‘depredadores de la libertad de prensa’ para utilizarla en la persecución de periodistas”.

“En 2020, calificamos a NSO de ‘depredador digital’ y contribuimos, entre otras cosas, a la denuncia de WhatsApp en Estados Unidos contra la empresa israelí. Haremos todo lo posible para que la NSO sea condenada por los crímenes cometidos y las tragedias que hace posibles”, continuó Christophe Deloire. “Los tribunales de los países democráticos deben hacerse cargo de este caso especialmente grave, establecer los hechos y castigar a los responsables. RSF emprenderá acciones legales en uno o más países, según los procedimientos que se están estableciendo actualmente. Invitamos a los periodistas y a los medios de comunicación a que se pongan en contacto con RSF para sumarse a la necesaria respuesta judicial a las revelaciones sobre el software Pegasus”.

 “Las revelaciones sobre el software Pegasus son una llamada al cambio. Pedimos a los gobiernos democráticos a que establezcan una moratoria inmediata sobre la venta de tecnología de vigilancia hasta que se hayan establecido garantías para evitar su uso opresivo”, añade Deloire.

Al menos 180 periodistas de 20 países han sido blanco de espionaje por parte de dos clientes de la empresa israelí desde 2016 hasta junio de 2021. Entre los clientes de NSO Group se encuentran tanto gobiernos autoritarios, como los de Arabia Saudí, Argelia, Marruecos y Bahréin, como democracias en México e India. Todas las regiones del mundo se han visto afectadas, desde Hungría, Turquía y Azerbaiyán en Europa, hasta Togo y Ruanda en África.

El español Ignacio Cembrero, periodista especializado en Magreb y Oriente Próximo, actualmente en El Confidencial y ex corresponsal en Rabat de El País, ha sido víctima del espionaje marroquí, tal y como publica el diario francés Le Monde.

Según las declaraciones compartidas por Ignacio Cembrero, el servicio secreto de Marruecos introdujo en su móvil el software malicioso fabricado por NSO, como demuestra la investigación llevada a cabo por Forbbiden Stories, la asociación que reagrupa a cerca de veinte medios de comunicación, ninguno de ellos español (The Washington Post, The Guardian, Le Monde, Süddeutsche Zeitung, La Repubblica, entre otros). Esta investigación fue publicada simultáneamente el domingo 18 de julio por la tarde en todos esos periódicos.

“Mi móvil fue espiado en 2019, pero, a causa de un error cometido en un diario oficialista marroquí, estoy seguro de que lo sigue estando hoy en día. Ese diario reprodujo dos conversaciones que solo he tenido por WhatsApp. Al servicio secreto marroquí le interesan mis conversaciones, pero su prioridad era mi agenda telefónica, según me informan desde el equipo de investigación. ‘En ella, como sabes, figuras tú. Quería que lo supieras. En un par de días intentaré introducir, con la ayuda de expertos, nuevas medidas de seguridad en mis dispositivos’. Gracias a Forbiden stories por haber llevado a cabo esta amplia investigación sobre el espionaje vía móvil a disidentes, periodistas, políticos por parte de varios regímenes autoritarios, uno de ellos Marruecos”, declara Cembrero.

Sonia Moreno, periodista freelance, corresponsal de La SER en Rabat y colaboradora de El Español y ElDiario.es también asegura haber sido espiada por los servicios marroquíes de información, si bien está por confirmar que lo ha sido a través de Pegasus.

Ya en 2017, RSF advirtió del uso de este software tras haber sido utilizado para vigilar a periodistas mexicanos. La organización denunció entonces el uso del software contra periodistas en Arabia Saudí, India, Marruecos y Azerbaiyán.

RSF elogia la calidad de las investigaciones de los medios de comunicación que han colaborado en la elaboración de estas revelaciones sobre Pegasus, así como el suministro de información proporcionado por parte de Forbidden Stories, Amnesty Security Lab y, anteriormente, por CitizenLab.