RSF urge a las autoridades polacas a explicarse sobre la detención de Pablo González y a garantizar sus derechos

0
1567

La organización manifiesta su preocupación ante el hecho de que el periodista español haya estado detenido más de 48 horas sin asistencia consular, ni legal.

Reporteros Sin Fronteras pide a las autoridades polacas que aclaren, a la mayor brevedad, el porqué de la detención del periodista español Pablo González, que lleva más de 48 horas retenido en las instalaciones de la seguridad polaca (ABWD), incomunicado y sin que se haya respetado su derecho fundamental a recibir asistencia legal.

El reportero, que colabora actualmente informando sobre el conflicto ucraniano con medios como el diario Público o La Sexta, entre otros, se encontraba cubriendo la llegada de refugiados ucranianos en la localidad polaca de Rzeszow, cuando fue detenido el lunes 28 de febrero, poco antes de las 10 de la mañana.

Su abogado, Gonzalo Boye, que aún no ha podido hablar con su defendido, asegura a RSF haber contactado con las autoridades polacas que retienen a Pablo González y que éstas le han confirmado que ha sido interrogado durante su detención y que no se le ha permitido establecer contacto con las autoridades consulares españolas, con su abogado o con ningún otro familiar, compañero o allegado, al menos hasta hoy, miércoles 1 de marzo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado esta tarde que Pablo González va a recibir protección consular; una medida que, a juicio de Reporteros Sin Fronteras llega tarde. “Resulta insólito que un periodista haya pasado más de 48 horas detenido en suelo de la Unión Europea sin que se hayan respetado sus derechos fundamentales; constituye un hecho sin precedentes, que nos alarma”, afirma Edith Rodríguez Cachera, vicepresidenta de RSF España. “Pedimos a las autoridades polacas que se expliquen lo antes posible sobre el porqué de esta detención y a la diplomacia española que cumpla con su palabra y le garantice, cuanto antes, protección consular”, añade.

Polonia se sitúa en el puesto número 64 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.