IRÁN | Encarceladas tres mujeres periodistas pocos días después de que Narges Mohammadi recuperara la libertad

0
123

Aunque la periodista y defensora de los derechos humanos Narges Mohammadi fue puesta en libertad el 8 de octubre, después de cumplir más de ocho años de su condena, Irán sigue recluyendo en prisión a las periodistas y periodistas ciudadanas: Alieh Motalebzadeh, Roghieh (Ashraf) Nafari y Shabnam Ashaouri, han sido encarceladas en apenas una semana.

Tras ser citada por la oficina Ejecutiva de Sentencias de la prisión de Evin de Teherán, la fotoperiodista Alieh Motalebzadeh fue devuelta a prisión el 11 de octubre para comenzar a cumplir una condena de tres años de cárcel bajo el cargo de “reunirse y conspirar contra la seguridad nacional”.

Motalebzadeh, que también es activista de los derechos de las mujeres y vicepresidenta de la Asociación de Defensa de la Libertad de Prensa de Irán, fue condenada por un tribunal revolucionario de Teherán en agosto de 2017. En octubre de 2019, le notificaron que un tribunal de apelación había confirmado la sentencia. La arrestaron en noviembre de 2016 y fue puesta en libertad bajo fianza de 300 millones de toman (270.000 euros) al mes siguiente, mientras esperaba el juicio.

También el 11 de octubre, la estudiante y periodista ciudadana Roghieh (Ashraf) Nafari fue devuelta a prisión para que cumpliera una condena de tres meses. Estaba acusada de “propaganda antigubernamental” por unos tuits que quedaron ocultos después de que la policía de seguridad la detuviera el 26 de marzo. Un tribunal revolucionario de Teherán la condenó en primera instancia a cuatro meses, que se redujeron a tres meses en la apelación.

A Shabnam Ashaouri, directora de la revista económica bimensual especializada en la clase trabajadora Aghahinameh, la detuvieron en su casa el 4 de octubre agentes de inteligencia de la Guardia Revolucionaria vestidos de paisano después de registrar el domicilio. Al menos otros seis activistas de los derechos de los trabajadores fueron arrestados el mismo día. Desde entonces, no se les ha dicho a sus familias el motivo de su detención ni dónde se encuentran recluidos.