IRAK | Se reavivan los juicios penales contra blogueros y periodistas que criticaron la gestión del coronavirus

0
377

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su alarma por el resurgimiento de los procesos penales por difamación a reporteros y blogueros que han criticado la gestión de la crisis del coronavirus por parte de las autoridades iraquíes. Al menos seis de ellos se enfrentan a posibles penas de prisión en casos presentados en las últimas semanas. RSF insta a las autoridades a permitir que los reporteros usen la libertad de expresión.

Al menos cuatro blogueros de Mosul, capital de la provincia de Nínive, al norte del país – Rayan Al-Hadidi, Muhanad Al-Omarey, Saher Al-Salimi y Saker Al-Zakaria – se enteraron de que el 5 de noviembre se emitió una orden de arresto en respuesta a una denuncia por difamación presentada por las autoridades sanitarias provinciales. Al-Dalimi y Al-Zakaria fueron citados ante un tribunal de Mosul el 16 de noviembre y puestos en libertad bajo fianza.

Estos blogueros habían criticado abiertamente en las últimas semanas a las autoridades por la falta de recursos médicos para hacer frente a la pandemia de Covid-19. Al-Dalimi, en particular, había grabado el interior de un hospital en Mosul en septiembre para mostrar la magnitud de la crisis.

Saif Alkrawee, reportero independiente en Najaf, a 160 km al sur de Bagdad, es el objetivo de una denuncia por difamación presentada por el director de un banco de sangre. Alkrawee publicó un video en julio donde se mostraba el mal uso de las donaciones de sangre en la región. Alkrawee ha contado a RSF que presentó documentos oficiales para probar sus acusaciones. No obstante, ha sido citado para comparecer el 22 de noviembre ante un tribunal penal en el distrito de Kufa, en la ciudad de Najaf.

“La reactivación de los juicios contra periodistas iraquíes es muy preocupante”, advierte Sabrina Bennoui, jefa del departamento para Oriente Medio de RSF. “Las autoridades iraquíes deben dejar de usar los procedimientos penales por difamación como método para evitar que los periodistas expresen cualquier crítica durante esta crisis de salud pública, una época inestable en la que es crucial el acceso a la información”.

La crisis del coronavirus no es el único tema que ha abocado a denuncias por difamación en las últimas semanas. Suadad Al-Salhy, reportera del diario digital Middle East Eye con base en Bagdad, s eha enterado de que el 22 de octubre se emitió una orden de arresto contra ella por un artículo en el que se hablaba del líder supremo de Irán, Ali Jamenei.

Bahroz Jafar, periodista en Sulaymaniyah, al norte de la región autónoma del Kurdistán iraquí, fue encarcelado durante una semana a finales de septiembre por un artículo que escribió para la web Peyser Press en el que supuestamente difamaba al presidente iraquí Barham Saleh.

Irak ocupa el puesto 162 de los 180 países de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de Reporteros Sin Fronteras.

Etiquetascoronavirus