INDIA | Queman vivo al reportero Rakesh Singh por revelar la corrupción local: “El precio por contar la verdad”

0
1976

Reporteros Sin Fronteras expresa su consternación por la muerte del reportero Rakesh Singh, que ha sido quemado vivo en su casa, en un pueblo del estado de Uttar Pradesh, en el norte de la India, después de cubrir la presunta corrupción local. Había avisado a las autoridades que estaba siendo amenazado. Todos aquellos involucrados en este asesinato deben ser llevados ante la justicia, reclama RSF.

“Este es el precio por contar la verdad” dijo Rakesh Singh antes de morir mientras un colega le grababa. Singh, reportero para el diario en lengua hindi Rashtriya Swaroop, murió en el hospital en Lucknow, la capital del estado, el 28 de noviembre, un día después de que le prendieran fuego en su casa de Balrampur, un pueblo a 160 km al este de Lucknow.

Singh, también conocido como “Nirbhik”, sufrió quemaduras en más del 90% de su cuerpo cuando tres hombres entraron en su casa el 27 de noviembre, lo rociaron con un desinfectante de manos hidroalcohólico altamente inflamable y le prendieron fuego a él y a su casa.

Uno de los tres hombres, Keshwanand Mishra, es el hijo de Sushila Devi, líder de la aldea de Balrampur. En un artículo publicado en el periódico, Singh había acusado a Devi de corrupción en relación con proyectos de infraestructura local, incluida la instalación de paneles solares.

Según la policía, los tres agresores habían estado acosando a Singh antes del ataque, diciéndole que no publicara nada negativo sobre Devi, que esta a punto de presentarse de nuevo a las elecciones. Los tres hombres, arrestados tres días después del ataque, confesaron el asesinato. La policía ha dicho que han sido encarcelados.

La web Newslaundry cita a un colega de Singh que afirmó, bajo condición de anonimato, que el reportero le había dicho al magistrado del distrito de Balrampur que temía por su vida, pero las autoridades no tomaron ninguna medida.

Dolorosa tragedia 

“Agradecemos el rápido progreso que se ha logrado en la investigación policial y pedimos que todos los involucrados en este espantoso asesinato, tanto los autores como los instigadores, sean llevados ante la justicia como exige la ley”, ha declarado Daniel Bastad, jefe del departamento para Asia y el Pacífico de RSF.

“No obstante, es doloroso que esta tragedia haya ocurrido después de que el reportero notificara formalmente a las autoridades judiciales que lo estaban amenazando. Ya es hora de que el gobierno de Uttar Pradesh empiece a debatir la aprobación de una ley para la seguridad de los periodistas, como ya existe en el estado de Maharashtra, por ejemplo”.

Singh es el segundo periodista asesinado en Uttar Pradesh este año. El primero fue Shubham Tripathi, asesinado con tres tiros en la cabeza en junio en Unnao, a las afueras de Lucknow, después de investigar actividades del crimen organizado vinculadas a la extracción ilegal de arena.

Según el barómetro de RSF, Singh es el cuarto periodista asesinado este año en la India por su labor periodística. Dos fueron asesinados el mes pasado. A Isravel Moses, reportero del estado de Tamil Nadu, fue asesinado a golpes en la ciudad de Chennai (Madrás, capital del estado), en el sureste del país, después de ser identificado como periodistas por miembros del hampa local. Y Parag Bhuyan, que fue deliberadamente atropellado por un coche a alta velocidad en el estado nororiental de Assam, probablemente debido a su cobertura de la actividad local criminal.

India ocupa el puesto 142 de los 180 países de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de Reporteros Sin Fronteras.