GRECIA | El incremento de la violencia contra los medios de comunicación no debe quedar impune

0
208

Tras el atentado con explosivos de este mes contra las sedes del grupo Real Media en Atenas reivindicado por los anarquistas  y que sigue a otros ataques similares durante los últimos años, Reporteros Sin Fronteras exige a las autoridades griegas acelerar las investigaciones sobre la violencia ejercida contra periodistas y medios de comunicación, además de adoptar nuevas medidas de protección. 

El ataque a un edificio en un suburbio del norte de Atenas en el que se ubica la radio de noticias Real FM y el semanario RealNews fue reivindicado el 20 de julio por un grupo anarquista autodenominado «Thousands of Night Suns». Tras acusar a Real de «apoyar la propaganda de los políticos griegos», el grupo dedicó el ataque a dos activistas anarquistas, uno de ellos en huelga de hambre y el otro fallecido hace dos años.

Nadie resultó herido tras la explosión de tres bombonas de gas dentro del edificio a primera hora de la mañana del 13 de julio, aunque un técnico de sonido tuvo que ser trasladado al hospital debido a la inhalación de humo. Este fue el último de los 11 ataques que se han producido a lo largo de los últimos 3 años contra medios de comunicación y periodistas griegos acusados por los atacantes de difundir propaganda gubernamental.

«Mostramos nuestra solidaridad con los periodistas del grupo Real, una plataforma para el pluralismo de opiniones en un marco de medios de comunicación griegos enormemente polarizados», afirma Pavol Szalai, jefe del área de RSF para la Unión Europea y los Balcanes. «Preocupados por el incremento de la violencia contra los medios de comunicación en Grecia, exigimos a las autoridades que hagan lo necesario para garantizar el éxito de las investigaciones acerca de estos ataques y reforzar las medidas para proteger a los periodistas». 

El Gobierno debe acelerar la aplicación del memorando interministerial sobre la seguridad de los periodistas, firmado el 7 de junio, como pide la Comisión Europea en su informe del 13 de julio sobre el Estado de Derecho en Grecia. Al mismo tiempo, las autoridades también deben implementar las recomendaciones de la Comisión Europea de septiembre de 2021.

La mayoría de los ataques contra la libertad de prensa quedan impunes. Como respuesta a las explosiones en las sedes de Real, el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, afirmó: «el Estado hará todo lo posible para encontrar a los atacantes y llevarlos ante la justicia». Añadió que todo intento de atacar a los periodistas «debe ser condenado». 

Tras ser preguntado por los ataques contra profesionales de la comunicación que llevan ocurriendo desde julio de 2019, el jefe de la policía griega, Konstantinos Skoumas, dijo: «las investigaciones continuarán ininterrumpidamente hasta que se resuelvan todos los casos, independientemente del tiempo que se necesite». También se comprometió a garantizar «la protección continua de los periodistas y de las instalaciones de los medios de comunicación», afirmando que había asignado 345 policías para estas tareas.

Sin embargo, el jefe de policía no proporcionó ningún detalle sobre las tareas específicas de protección llevadas a cabo por la policía y no respondió a la pregunta de RSF sobre el progreso de las diversas investigaciones.

11 ataques en tres años

Grecia tiene registrados ataques por parte de grupos extremistas desde 1974. A lo largo de los últimos 3 años, RSF ha documentado un total de 11 ataques, principalmente dirigidos a sedes de medios de comunicación y con modus operandi similares (ataques nocturnos, sin víctimas). Las casas de algunos periodistas también fueron atacadas en 2021:

  • 13 de julio de 2022: el último ataque, una explosión a las sedes de RealNews y RealFM, reivindicado por un grupo anarquista llamado «Thousands of Night Suns».
  • 14 de julio de 2022: un artefacto explosivo improvisado causa importantes daños en el edificio de apartamentos del periodista de SKAI TV, Artis Portosale.
  • 1 de febrero de 2022: una explosión daña la puerta del periodista de SKAI TV, Yannis Kampourakis.
  • 30 de junio de 2021: un artefacto explosivo estalla a las puertas de la casa del periodista de To Vima, Yannis Pretenteris.
  • 22 de febrero de 2021: la sede del canal deportivo Action 24 es saqueada. Una persona es arrestada por la policía.
  • 10 de febrero de 2021: una bomba improvisada explota en la entrada de la sede de los periódicos Dimokratia, Espresso y Estia.
  • 4 de octubre de 2020: la sede del periódico Proto Thema es vandalizada. El grupo anarquista «Solidarity Initiative» reivindica el ataque, que concluye con el arresto del activista anarquista Polykarpos Georgiadis.
  • 18 de abril de 2020: tres personas lanzan cócteles molotov a la entrada de la sede de SKAI TV.
  • 10 de marzo de 2020: un grupo sin identificar saquea la sede de la emisora de radio ERT3.
  • 16 de enero de 2020: alrededor de 30 miembros del grupo anarquista «Rouvikonas» dañan y tiran pintura roja a las oficinas de los periódicos Dimokratia y Espresso.
  • 4 de julio de 2019: quince miembros del grupo anarquista «Rouvikonas» saquean la sede del periódico Athens Voice como respuesta a un comentario posteado en su sitio web en el que se consideraba que se burlaba de la muerte de la migrante armenia Gayne Kassardjian cuando intentaba huir de la policía.

Este tipo de agresiones no son la única forma de violencia a la que están expuestos los periodistas en Grecia. Los profesionales de medios de comunicación de diversa línea editorial han sido objetivo del crimen organizado. El especialista en crimen de Star TV, Giorgos Karaivaz, fue asesinado a tiros frente a su casa en abril de 2021, un asesinato por el cual nadie ha sido arrestado todavía a pesar de las reiteradas exigencias de RSF para una investigación más rápida. Ese mismo mes, Kostas Vaxevanis, director del periódico Documento, obtuvo información de que se había puesto precio a su cabeza. Stefanos Chios, director del periódico sensacionalista Makelio fue herido por disparos contra su coche en 2020. Los ataques de los manifestantes y la violencia policial contra los periodistas que cubren las protestas completan este desalentador panorama.

Grecia ocupa el puesto 108 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022 de RSF, la peor posición de todos los Estados miembros de la Unión Europea.