ARABIA SAUDÍ | Mohamed Bin Salmán visita la UE bajo la sombra de Khashoggi y con 27 periodistas encarcelados en Arabia Saudí

0
296

El príncipe heredero saudí, Mohamed Bin Salmán, se reunirá con el presidente francés, Emmanuel Macron, en París este jueves 28 de julio. RSF recuerda que el líder de facto del reino es sospechoso de haber ordenado el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y retiene en las prisiones saudíes al menos a 27 periodistas y blogueros.

“Casi cuatro años después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, la reincorporación de Mohamed Bin Salmán a las relaciones internacionales se hace a costa de la verdad y de la justicia”, afirma el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “RSF pide al presidente francés, Emmanuel Macron, que interceda ante Mohamed Bin Salmán para que sean liberados los 27 periodistas encarcelados actualmente en Arabia Saudí. La monarquía debe permitir también al bloguero  Raif Badawi irse del país en el que ahora cumple una condena de 10 años a cielo abierto, ya que le está prohibido viajar, mientras que su familia se encuentra en Canadá”, añade.

Cada encuentro de Mohamed Bin Salmán con jefes de Estado y de Gobierno –Recep Tayyip Erdogan, el 22 de junio, en Turquía; Joe Biden, el 16 de julio, en Riad– suscita la cuestión de la impunidad en el asesinato de Jamal Khashoggi, perpetrado el 2 de octubre de 2018 en el consulado de Arabia Saudí en Estambul. Colaborador del Washington Post, el periodista había instado al reino saudí a recobrar su “dignidad”, poniendo fin a la “cruel” guerra en Yemen, y había denunciado las oleadas de detenciones que siguieron a la entronización de Mohamed Bin Salmán. Dos informes apuntan a la responsabilidad del príncipe heredero: el de la relatora especial de la ONU Agnès Callamard, en octubre de 2019, y el de la CIA, en febrero de 2021.

A mediados de julio, con motivo de la visita del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, Mohamed Bin Salmán declaró públicamente que, por lo que a él respecta, el asunto está archivado. El proceso celebrado en Arabia Saudí, a puerta cerrada de principio a fin, culminó en septiembre de 2020 con la condena en última instancia de ocho individuos, con penas que fueron de tres a veinte años de prisión. A principios de abril, Turquía traspasó el caso que tenía abierto contra los asesinos del periodista a la justicia saudí. Sin embargo, ésta no ha dado ningún paso más desde entonces.

El caso de Raif Badawi es también emblemático. Liberado el pasado mes de marzo tras haber purgado una condena de 10 años en prisión por “insultos al Islam”, el bloguero es ahora víctima de una prohibición de abandonar el terrirotorio por idéntico período. Su mujer y sus hijos, exiliados en Canadá, multiplican los llamamientos para que le sea permitido reunirse con ellos.

Al menos 27 periodistas permanecen entre rejas. Profesionales de la prensa, blogueros, analistas habituales de los platós de televisión… la mayoría de ellos han sido encarcelados sin cargos oficialmente conocidos y sin juicio. Todos tienen algo en común: habían llamado públicamente al debate cuando Mohamed Bin Salmán se disponía a realizar una serie de reformas esperanzadoras. Creyendo que el programa del ambicioso príncipe heredero supondría una mayor apertura, algunos han pagado por su apoyo en redes sociales a los presos de opinión.

El último liberado hasta la fecha es  Nazeer Al-Majed el pasado 22 de julio, tras siete años de prisión. Pero, en paralelo, al menos otros dos han sido condenados: el periodista yemení Ali Aboluhom, a 15 años de cárcel por delitos de apostasía, en octubre de 2021; y el sudanés Ahmed Ali Abdulgadir, a cuatro años por “insulto a las instituciones del Estado”, en junio de 2021.

Desde su nombramiento como príncipe heredero en 2017, las oleadas de detenciones de periodistas se han multiplicado. Mohamed Bin Salmán figura en la lista de los depredadores de la libertad de prensa creada por RSF.

Arabia Saudí ocupa el puesto 166 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022 de RSF.