ESPAÑA | RSF considera inaceptable la demanda de Iberdrola a «El Confidencial» por daños al honor

0
1472

La organización manifiesta su más profundo rechazo ante una clara maniobra de intimidación por parte de la compañía eléctrica contra el medio de comunicación, que atenta gravemente contra la libertad de prensa.

La compañía eléctrica Iberdrola ha presentado una demanda contra Titania, grupo editor de El Confidencial, por una supuesta intromisión ilegítima en el derecho al honor, tras la cobertura de las investigaciones sobre las presuntas relaciones entre el presidente del grupo eléctrico y el comisario jubilado José Manuel Villarejo.

Los hechos en los que están basadas las informaciones publicadas por este medio han llevado a la Audiencia Nacional a solicitar la declaración como investigados de varios directivos de Iberdrola, incluido su presidente ejecutivo, Ignacio Sánchez Galán, y la filial del grupo, Iberdrola Renovables. Además, el juez ha solicitado a la Fiscalía que analice si procede dar la condición de investigada a la matriz, Iberdrola SA. En el escrito presentado por la compañía ante el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Bilbao, se acusa a este medio de haber protagonizado, a lo largo de los más de dos años transcurridos desde el inicio de las informaciones sobre el caso, “una auténtica campaña de desprestigio y acoso mediático” contra la empresa y su presidente, que habría ocasionado “un gravísimo daño reputacional a la compañía”. En sus escritos, Iberdrola vincula directamente el honor del presidente de la empresa con el del grupo empresarial.

La compañía cuantifica el perjuicio provocado en 17.608.528 euros y se reserva el derecho de ajustar al alza esta cifra si se publican nuevas informaciones, iniciativa con la que pretende amedrentar a este medio y poner en riesgo su solvencia financiera.

 “Se trata de un ataque a la libertad de prensa como pocas veces se ha visto. Resulta inaudito que una gran eléctrica presente una demanda millonaria por informar ‘demasiado’ sobre un caso en el que están implicados sus directivos. Solo puede tener un objetivo: callar a la prensa”, afirma en declaraciones a RSF España el director de El Confidencial, Nacho Cardero.

Desde octubre de 2019, El Confidencial ha publicado una serie de audios y documentos que revelan los pagos de Iberdrola al comisario Villarejo. Las grabaciones y documentación publicadas hacían referencia a todo tipo de operaciones encubiertas financiadas por la eléctrica: espionajes a dirigentes políticos, maniobras contra ecologistas, vigilancia de líderes sindicales de la propia compañía, indagaciones sobre dos de los mayores rivales de Sánchez Galán, Manuel Pizarro y Florentino Pérez, y hasta una investigación contra una empresa con la que Iberdrola iba a construir un parque eólico en Rumanía.

Los hechos en los que están basadas las informaciones publicadas por este medio llevaron a la Audiencia Nacional a solicitar la declaración como investigados de varios directivos de Iberdrola, incluido su presidente ejecutivo, Ignacio Sánchez Galán, y la filial del grupo, Iberdrola Renovables.

La publicación de las informaciones, claves para la instrucción, provocó represalias por parte de Sánchez Galán contra el medio. Concretamente, dio instrucciones para que se le retirara a El Confidencial toda la inversión publicitaria y se evitase cualquier tipo de colaboración.

“’Nos causa estupor e indignación que una compañía privada de la dimensión de Iberdrola lleve a cabo una acción intimidatoria de tal calibre con el fin de amedrentar a un medio de comunicación, atentando contra todos los principios básicos de la libertad de prensa. Urgimos a la compañía eléctrica a que recapacite y retire todas las acciones legales contra El Confidencial. Seguiremos muy de cerca la evolución del caso”, manifiesta la vicepresidenta de RSF España, Edith Rodríguez Cachera.