CLASIFICACIÓN 2022 | ORIENTE MEDIO: Arriesgar la vida por el periodismo

0
414

Habrá que recorrer un largo camino todavía hasta que Oriente Medio sea un lugar favorable para el periodismo. En 2021, varios periodistas murieron o fueron asesinados deliberadamente por el ejercicio de su profesión. En Líbano (130º), el periodista y analista político Lokman Slim fue hallado asesinado cerca de su coche. Tras sus francas y contundentes intervenciones sobre Hezbolá, sabía que se había puesto precio a su cabeza.

En este país, que amenaza con caer en una espiral de violencia contra el periodismo, los ataques y las amenazas de muerte en Internet hacia los periodistas se multiplican y también se materializan en la vida real. Frente a la pasividad de las autoridades, algunos de ellos se han visto forzados a huir al extranjero. En Yemen (169º), la ciudad de Adén también destaca en términos de brutalidad contra los reporteros. Tres de ellos murieron tras resultar heridos por las explosiones que tuvieron lugar mientras realizaban un reportaje, y otro, Mahmoud Alotmei, sobrevivió a un intento de asesinato con un coche bomba, aunque su esposa, Rasha Abdallah Alharazy, también periodista y que le acompañaba, perdió la vida.

En lo que respecta a los periodistas palestinos, volvieron a pagar un alto precio durante las tensiones de mayo de 2021 en Jerusalén, y posteriormente durante la ofensiva militar israelí en la franja de Gaza (170º), en la que dos periodistas fueron asesinados durante los bombardeos.

Arabia Saudí (166º), que acaba de obtener la cesión por parte de Turquía (149º) del caso de Jamal Khashoggi para que sea juzgado por sus propios tribunales, sigue siendo, junto a Egipto (168º), una de las peores cárceles del mundo para los periodistas.

2021 ha sido de nuevo un año extremadamente difícil para la libertad de prensa en Irán (178º). Los dos principales acusados de violencia y crímenes contra los periodistas desde hace 30 años, Ebrahim Raissi y Gholam Hossein Mohseni-Ejei, han pasado a ser, respectivamente, presidente de la República y responsable del sistema de justicia iraní. Como resultado, han aumentado las detenciones arbitrarias, las condenas judiciales, los periodistas encarcelados sin ningún tipo de atención médica…