ALEMANIA | RSF se opone al espionaje a periodistas por parte de los servicios de inteligencia

0
323

La sección alemana de Reporteros Sin Fronteras (RSF) ha emprendido una acción judicial contra los servicios de inteligencia alemanes, con el fin de limitar su capacidad de piratear las comunicaciones digitales de los periodistas, y así espiar sus actividades.

RSF Alemania ha presentado las demandas conjuntamente con Whistleblower-Netzwerk, una ONG con sede en Berlín, y con periodistas de investigación alemanes. En su reforma de la Ley de Protección de la Constitución en junio, el Parlamento federal alemán dio por primera vez permiso a todas las agencias de inteligencia para utilizar programas espía para hackear teléfonos inteligentes y ordenadores. Ahora también se les permite grabar mensajes y llamadas encriptadas a través de Signal, Telegram, WhatsApp y similares.

Los periodistas pueden convertirse fácilmente en objeto de estos procedimientos de vigilancia porque su trabajo les obliga a estar en contacto con personas que los servicios de inteligencia están interesados, incluyendo contactos rutinarios, informantes, activistas y otros.

RSF y sus compañeros demandantes están convencidos de que esta posibilidad supone una amenaza para la confidencialidad de las fuentes de los periodistas y, por tanto, supone una gran amenaza para el periodismo de investigación de los medios de comunicación en Alemania.

Han solicitado a varios tribunales administrativos que dicten órdenes judiciales que prohíban al Servicio Federal de Inteligencia (BND), a la Oficina Federal de Protección de la Constitución (y a sus sucursales regionales) y al Servicio de Contrainteligencia Militar (MAD) utilizar herramientas de vigilancia de las comunicaciones digitales contra personas, incluidos periodistas, que no sean sospechosas o no estén directamente implicadas en investigaciones, y sin su conocimiento.

“Esta ley también supone una amenaza para los denunciantes en el ámbito digital”, denuncia el director de RSF Alemania, Christian Mihr. “También puede tener importantes consecuencias para los periodistas de investigación. Una vez más, emprendemos acciones legales contra una ley considerada inconstitucional por los expertos, una ley que ha sido adoptada de forma precipitada sin tener en cuenta las consecuencias que puede tener para el periodismo y la libertad de prensa en Alemania.”

Los abogados consultados por la comisión de Interior del Parlamento federal advirtieron el pasado mes de mayo del alto riesgo de abusos en relación con los nuevos poderes de piratería informática que se otorgan a las agencias de inteligencia. Con esta ley, “nos estamos precipitando hacia la inconstitucionalidad”, afirmó el jurista de Gotinga Benjamin Rusteberg. RSF Alemania ha advertido repetidamente la erosión de las disposiciones destinadas a proteger la actividad periodística.

 

Periodistas en el punto de mira de la vigilancia estatal

 

Con la ayuda del bufete de abogados Härting Rechtsanwälte, RSF Alemania ha presentado una solicitud de requerimiento ante el tribunal administrativo federal de Leipzig. Dos periodistas de investigación –Martin Kaul, de la red WDR Investigativ, que también es miembro de la junta directiva de RSF Alemania, y Christian Fuchs, de Die Zeit- han presentado una solicitud similar ante el tribunal administrativo de Colonia. Christina Schmidt, periodista de investigación ganadora de varios premios y que también trabaja para Die Zeit, ha iniciado una acción legal contra el permiso concedido a las agencias de inteligencia para utilizar programas espía.

Especialistas en las historias más delicadas, Kaul, Fuchs y Schmidt llevan años cubriendo las redes de extrema derecha y a menudo están en contacto con personas que son espiadas por el BND, el MAD y otros servicios de inteligencia. Temen que esta nueva ley permita a los responsables de la seguridad no sólo conocer mejor sus objetivos potenciales, sino también saber más sobre las comunicaciones de los periodistas con sus fuentes, sobre los procesos editoriales y sobre lo que los medios de comunicación tienen previsto publicar. Otra crítica seria es el hecho de que quienes han sido espiados nunca o rara vez lo descubren.

En sus comunicaciones con periodistas de investigación extranjeros, la propia RSF Alemania corre un alto riesgo de ser espiada por el BND alemán. Esta posibilidad es tanto más alarmante cuanto que, según varios medios de comunicación alemanes, el BND utiliza el programa espía Pegasus.

RSF Alemania también ha presentado una solicitud ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos alegando que Alemania carece de recursos legales efectivos contra la vigilancia digital por parte de sus agencias de inteligencia. Las diversas solicitudes de medidas cautelares también plantean la cuestión de la llamada ley G10 que regula el derecho a la confidencialidad de las comunicaciones, y si puede servir de base para regular el derecho a la confidencialidad e integridad de los sistemas de información.

La ley francesa de julio de 2021 sobre recopilación de información y prevención del terrorismo también proporciona a los servicios de seguridad nuevos recursos de vigilancia. En particular, les permite utilizar técnicas algorítmicas, que se incluyeron solo de forma experimental en la ley equivalente de 2015. Esta tecnología les permite procesar automáticamente masas de datos de conexión y navegación por Internet con la ayuda de los proveedores de acceso. Al igual que en Alemania, existe una gran preocupación por la posibilidad de que los periodistas y sus fuentes sean espiados, de forma directa o contingente, ya que las garantías previstas son insuficientes.

Tanto en Alemania como en Francia, es necesario extremar la vigilancia para evitar que se generalicen las vigilancias digitales a periodistas y trabajadores de los medios de comunicación.

En la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF, Alemania ocupa el puesto 13 de 180 países, mientras que Francia ocupa el puesto 34.