POLONIA | ¿Será el único país de la UE que encarcele a un periodista por hacer su trabajo?

0
224

Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide a la fiscalía de Gdansk que abandone el proceso contra la reportera de Gazeta Wyborcza, Katarzyna Włodkowska, que se enfrenta a una posible condena de 30 días de cárcel por negarse a revelar su fuente para un reportaje sobre el asesinato del alcalde de Gdansk en 2019. Włodkowska solo estaba haciendo su trabajo, defiende RSF.

De momento, Katarzyna Włodkowska se limitó a recibir el 5 de noviembre una orden de pago de una multa de 500 zlotys (108 euros) por haberse negado, unos días antes, a nombrar la fuente no identificada que citó en su artículo sobre el asesinato del alcalde Paweł Adamowicz.

Acusada de “evasión infundada de testimonio”, Włodkowska se niega a pagar la multa con el respaldo de su periódico. Pero si se le ordena pagar la multa por segunda vez y se mantiene en su posición, un tribunal podría condenarla a hasta 30 días de prisión.

“La confidencialidad de las fuentes es un elemento innegociable de la libertad de prensa y la ética periodística, y expresamos nuestro apoyo incondicional a Katarzyna Włodkowska, que respeta este principio al pie de la letra”, declara Pavol Szalai, responsable de la oficina de la Unión Europea y los Balcanes de RSF. “Condenamos la presión judicial que se está ejerciendo sobre esta periodista a causa de su trabajo, presión que es incompatible con un marco legal democrático, y advertimos a Polonia de que no debe encarcelar a una reportera, lo que constituiría una escandalosa anomalía en la Unión Europea.”

Si Włodkowska revelara la identidad de la fuente citada en su artículo, esta persona podría verse expuesta a ataques o a procedimientos por parte del sistema judicial polaco, que está muy politizado.

La conclusión de su artículo de que el asesinato del alcalde pudo ser premeditado es perjudicial para la imagen del partido gobernante Ley y Justicia, que llevó a cabo una campaña de desprestigio contra el alcalde, un adversario político, antes de su asesinato. La televisión pública TVP, convertida en un medio de propaganda del partido en el poder, nombró al alcalde 1.800 veces en el año anterior a su muerte.

La investigación oficial sobre el asesinato del alcalde parece descartar actualmente la posibilidad de un asesinato premeditado y lo trata como el acto de un individuo con problemas mentales.

Según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, sólo un “interés público superior” puede justificar que se exija a un periodista que revele una fuente, y sólo si esta exigencia es “razonablemente proporcionada al objetivo legítimo perseguido”.

Estas condiciones no han sido demostradas hasta ahora por las autoridades polacas. Cuando el tribunal de apelación de Gdansk ordenó a Włodkowska que revelara su fuente el 15 de octubre, el tribunal se limitó a decir que el “bien del sistema judicial lo requiere.”

Mientras tanto, Włodkowska y Gazeta Wyborcza tienen previsto presentar una denuncia ante un tribunal objetando la multa.

No es la primera vez que Włodkowska es objeto de acoso judicial en relación con su cobertura del asesinato del alcalde. Como informó RSF en su momento, la fiscalía abrió una investigación penal sobre su reportaje en febrero de 2020 por sospechar que había violado la confidencialidad de la investigación oficial sobre el asesinato. Si es condenada, podría enfrentarse a una pena de dos años de cárcel.

Polonia ocupa el puesto 64 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.