Chen Qiushi y Fang Bin | China

0
184

En su intento por silenciar críticas y contener el estallido del Covid-19, periodistas y ciudadanos chinos son el principal foco de la censura y la represión del gigante asiático. Chen Qiushi y Fang Bin desaparecidos por sus críticas al régimen desde febrero pasado, son un ejemplo de los fuertes controles que ejerce este régimen autoritario sobre la prensa independiente.

Chen Qiushi, un periodista y abogado defensor de los derechos humanos había estado informando desde Wuhan sobre la realidad de la evolución de la pandemia en el país. Su familia desconoce su paradero desde la primera semana de febrero. Las autoridades chinas comunicaron a su familia que CheVista previa de los cambios (abre en una nueva pestaña)n estaba en cuarentena forzosa, pero se negaron a revelar su ubicación y el derecho a hablar con él por teléfono.

Fang Bin, un periodista ciudadano cuyos vídeos contribuyeron a dar a conocer la desesperada situación de los hospitales de Wuhan, desbordados por la pandemia del Covid-19, lleva más de dos meses desaparecido.

Bin publicó un vídeo que mostraba personas enfermas de Covid-19 y cadáveres apilados fuera de un hospital en Wuhan. Esta fue la causa por la que autoridades chinas lo detuvieron e interrogaron, confiscaron su ordenador y lo liberaron.

Una semana después, el 9 de febrero pasado, Fang volvió a difundir un vídeo en el que escribió: “Los ciudadanos se resisten. Devuelvan el poder al pueblo”. Tras la difusión del vídeo Fang desapareció.

 


Voces de Chen Qiusu y Fang Bin


 

Dani Seseña, director de Cámara Abierta (TVE)

Edgardo Pinell, abogado, politólogo y comunicador nicaragüense

Berta González de Vega, periodista