MÉXICO | Asesinado un reportero en el estado de Sonora, en el noroeste de México

0
545

Reporteros sin Fronteras (RSF) está muy preocupado por la seguridad de los periodistas en el Estado de Sonora, en el noroeste de México, donde acaban de asesinar a un reportero y otros dos están desaparecidos desde hace semanas. Las autoridades locales y federales deben hacer todo lo posible para esclarecer estos casos y frenar la espiral de violencia contra los medios de comunicación, ha declarado RSF.

En una trágica ironía, el 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa, el cuerpo del reportero Benjamín Morales Hernández fue encontrado en el arcén de una carretera entre Caborca y Sonoyta, dos poblaciones cercanas a la frontera con Estados Unidos, un día después de que unos atacantes lo secuestraran en su propio vehículo cerca de su casa.

Después de que su familia denunciara su desaparición, la policía encontró primero el vehículo y luego su cuerpo a pocos kilómetros, de madrugada. La fiscalía del estado de Sonora ha dicho que está investigando varias pistas.

Morales era el fundador y editor de Noticias Xonoidag, un medio de comunicación local en Facebook en el que, -un día antes de su secuestro-, denunció que había sido amenazado y declaró que temía por su vida.

“Los responsables del asesinato de Benjamín Morales Hernández deben ser identificados y llevados ante la justicia sin demora, y los investigadores no deben descuidar en ningún caso la hipótesis de que fue asesinado en relación con su labor informativa”, ha declarado Emmanuel Colombié, responsable de la oficina de RSF en América Latina.

“El periodismo es una actividad de riesgo en el estado de Sonora y hay que hacer todo lo posible para reforzar la protección de los medios de comunicación, especialmente a nivel local, donde los periodistas que resultan molestos son extremadamente vulnerables y están a merced de los grupos armados”.

Morales cubría la información local, incluida la política y las actividades culturales, en Noticias Xonoidag, que había creado en 2014. Recientemente había estado cubriendo las campañas electorales locales en Sonora, que se ha convertido en un estado especialmente peligroso para la prensa.

Dos periodistas de Sonora – Jorge Molontzín, reportero de la revista Confidencial, y Pablo Romero Chávez, reportero del diario El Vigía y de Radio FM 105 – están desaparecidos desde el 10 y el 25 de marzo, respectivamente, sin que las autoridades locales hayan encontrado ningún rastro de ellos.

Morales es el primer periodista asesinado en México este año. Al menos ocho periodistas fueron asesinados en relación directa con su trabajo el año pasado en México, lo que confirma su condición de uno de los países más peligrosos del mundo para los medios de comunicación.

México ocupa el puesto 143 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2021 de RSF.