ISRAEL/PALESTINA | RSF considera que las autoridades israelíes no pueden seguir rehuyendo su responsabilidad en el asesinato de Shireen Abu Akleh

0
926

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la bala que alcanzó a la periodista de nacionalidad estadounidense y palestina Shireen Abu Akleh fue disparada por las tropas israelíes. Reporteros Sin Fronteras llama a las autoridades de Israel a asumir sus responsabilidades y hacer justicia con la periodista.

Las autoridades israelíes no pueden rehuir más sus responsabilidades”, afirma el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “Es su obligación investigar y llevar a buen puerto una investigación digna de ese nombre para rendir justicia a Shireen Abu Akleh. ¡Basta de mala fe! ¡Basta de desprecio por la verdad cuando los periodistas son asesinados! Ya no pueden escudarse decentemente y por más tiempo en su primera y expeditiva investigación, cuando su responsabilidad ha sido evidenciada”, añade.

Durante más de 20 años, Shireen Abu Akleh fue una reportera imprescindible para Al Jazeera en los territorios palestinos. Este viernes 24 de junio, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha señalado que todas las informaciones recabadas “corroboran el hecho de que los disparos que mataron a Shireen Abu Akleh e hirieron a su compañero, Ali Sammoudi, provenían de las fuerzas de seguridad israelíes y no de tiros indiscriminados de palestinos armados, como afirmaban inicialmente las autoridades israelíes”.

El 20 de junio, el New York Times reveló en una investigación que la bala que acabó con la vida de la periodista había sido disparada “desde la posición cercana de un vehículo militar israelí”. Estas conclusiones se añadieron a la ya larga lista de investigaciones y análisis independientes desarrollados por la ONG israelí B’Tselem, por Bellingcat, CNN y por el Washington Post, que convergen en la misma dirección.

Desde que fuera asesinada la periodista, RSF ha defendido la necesidad de una investigación internacional independiente, pero esta declaración de Naciones Unidas coloca a las autoridades israelíes ante sus responsabilidades. El 13 de mayo, tan solo dos días después del asesinato de la periodista, el ejército israelí cerró el caso publicando los resultados de una “investigación inicial”: “no es posible determinar con certeza el origen del disparo que ha alcanzado fatalmente a Shireen Abu Akleh”, concluía el informe.

Israel y Palestina ocupan los puestos 86º y 170º, respectivamente, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF de 2022.