IRÁN | Tras el indulto a la periodista Hengameh Shahidi, RSF pide al Líder Supremo que libere a todos los periodistas presos

0
637

Tras el indulto y puesta en libertad de la periodista Hengameh Shahidi este 24 de febrero, que ha pasado dos años entre rejas, Reporteros Sin Fronteras (RSF) pide al líder supremo de Irán, Alí Jamenei, que libere a todos los periodistas encarcelados en la República Islámica.

“Soy libre a partir de hoy”, dijo Shahidi en un vídeo publicado en Twitter el 24 de febrero en el que no solo daba la buena noticia de su puesta en libertad, sino que además detalló cómo se produjo.

“Tras mis protestas contra las falsas acusaciones y la injusta condena a 12 años de cárcel de la que fui víctima, la oficina del líder supremo de la Revolución Islámica, Alí Jamenei, nombró una comisión de investigación para verificar el expediente de mi caso”, explicó. “Después de las investigaciones, concluyó que los cargos y procedimientos que llevaron a mi condena, realizados en particular por el exfiscal de Teherán Abbas Jafari Dolatabadi, el exjefe del poder judicial Sadegh Amoli Larijani y algunos otros funcionarios judiciales, fueron injustos, abusivos e ilegales”.

Shahidi dirigía el blog Paineveste. La detuvieron cuando salía del hospital el 25 de junio de 2018 y el 1 de diciembre de ese mismo año la sentenciaron a 12 años de cárcel tras un juicio celebrado a puerta cerrada. Fue condenada en relación con sus revelaciones sobre las injusticias dentro del sistema judicial y sus críticas a Larijani, que entonces era su jefe. Un tribunal de apelación de Teherán confirmó la sentencia en mayo de 2019. A pesar de que su estado de salud era muy precario, pasó 13 meses en régimen de aislamiento.

“Celebramos la puesta en libertad de una periodista que solo hacía su trabajo y que no debió haber pasado ni un solo día en prisión”, afirma Reza Moini, jefe del departamento de RSF para Irán y Afganistán. “Su liberación sienta un precedente judicial y pedimos que se aplique a todos los periodistas encarcelados desde 2009, año en que el Líder Supremo designó a Sadegh Amoli Larijani como jefe del poder judicial y a Abbas Jafari Dolatabadi como fiscal jefe de Teherán”.

RSF señala que el sistema judicial de Irán no tiene la menor independencia. Está controlado por el Líder Supremo que, según el artículo 110 de la Constitución, nombra al jefe del poder judicial. Larijani fue elegido en 2009 para organizar la represión de las protestas contra la reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad. En el transcurso de diez años, durante sus dos mandatos, más de 300 periodistas y periodistas ciudadanos fueron detenidos arbitrariamente y condenados a largas penas de cárcel al cabo de juicios injustos.

Aunque Larijani fue despedido en 2019 durante una guerra de sucesión en la cumbre del régimen, Jamenei sigue siendo el principal depredador de la libertad de prensa de Irán y responsable de la supresión de las libertades fundamentales en el país. Perdonar a un periodista no influye en la naturaleza esencial de uno de los regímenes más represivos del mundo en materia de libertad de información.

Irán ocupa el puesto 173 entre 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.