INDIA / CORONAVIRUS | Dos periodistas acusados injustamente de desinformación por publicar un reportaje sobre el impacto del confinamiento en la población

0
221

Ambos informaron sobre una comunidad desfavorecida del norte del país, víctima de la hambruna como consecuencia del confinamiento. RSF denuncia el intento de censura de las autoridades locales.

La crisis del Coronavirus puede tener consecuencias imprevisibles para los informadores que destapan realidades incómodas. El periodista Vijay Vineet pudo comprobarlo cuando intentó cubrir el impacto del confinamiento total en India, decretado el pasado 24 de marzo, en las capas más vulnerables de la población. Vineet, reportero del diario de habla hindi Jansandesh Times, acudió el día siguiente de ser ordenado el confinamiento, a un pueblo del distrito de Benarés, en el norte del país, habitado por 17 familias de la minoría tribal de los Musahar, tradicionalmente asimilada a la casta de los intocables, para dar cuenta de su situación.

El periodista pudo comprobar cómo había niños pasando hambre, hasta el punto de verse obligados a comer pastos destinados al ganado, porque sus padres confinados no pueden trabajar, ni percibir el jornal suficiente para sustentar a su familia.

Al día siguiente de publicar el artículo con foto que daba cuenta de esta realidad, el alcalde del distrito, Kaushal Raj Sharma, cuestionó la veracidad de la información y acusó a Vijay Vineet y a su redactor jefe, Subhash Rai, de difundir “informaciones falsas en un momento sensible”. El alcalde se refirió a esta información como un “intento peligroso” de desautorizarlo y envió una notificación al medio, amenazando con denunciarlo si no rectificaba.

Temor a una denuncia

Contactado por RSF, Vijay Vineet ha afirmado que no modificará en ningún caso su artículo, pese a temer ser procesado ante la justicia. “He trabajado temas de pobreza y hambruna toda mi vida”, explica el periodista, con 35 años de experiencia en su haber. “Es la primera vez que un gobierno me ha requerido oficialmente con motivo de mi trabajo”, añade.

“No es aceptable que los periodistas vivan con inquietud por haber tenido el coraje de revelar los efectos del confinamiento en las capas más desheredadas de la sociedad”, asegura Daniel Bastard, responsable del área Asia-Pacífico de RSF. “Instamos a las autoridades del distrito de Benarés a retractarse inmediatamente de las acusaciones abusivas que pesan sobre Vijay Vineet y Subhash Rai. Los periodistas deben poder trabajar libremente, precisamente ahora que los ciudadanos indios atraviesan ‘un momento sensible’”.

Los periodistas indios que cubren temas ligados a la pobreza son habitualmente objeto de censura y acoso. RSF documentó, de hecho, un caso similar el año pasado, en la misma provincia de Uttar Pradesh, con otro informador del diario Jansandesh Times. El reportero Pawan Jaiswal fue acusado de “conspiración criminal” y “difamación” por haber difundido un reportaje en vídeo sobre un colegio que servía a sus alumnos para comer tan solo pan y sal.

La India se sitúa en la posición 140 de los 180 países analizados en la Clasificación Mundial de la libertad de prensa de RSF, en 2019. Ver también el Informe Anual de la organización.

 

Etiquetascoronavirus