FINLANDIA | La condena a periodistas finlandeses por revelar secretos de Estado sienta un peligroso precedente para la libertad de prensa a escala internacional

0
1288

Dos periodistas del periódico Helsingin Sanomat fueron declarados culpables de haber revelado secretos de Estado en el país que ocupa el quinto puesto en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa. RSF lamenta profundamente la condena, con la que se corre el riesgo de reforzar aún más la autocensura de los periodistas que cubren asuntos de seguridad nacional. 

En un juicio sin precedentes en la historia de posguerra de Finlandia, el Tribunal de Distrito de Helsinki condenó, el 27 de enero, a dos periodistas por «revelación de secretos de Estado». Tuomo Pietiläinen, uno de los dos autores del artículo sobre un centro de inteligencia militar publicado por el periódico Helsingin Sanomat en diciembre de 2017, fue condenado a pagar una multa de 4200€. La segunda autora, Laura Halminen, también fue declarada culpable, pero el tribunal decidió no sancionarla considerando que había desempeñado «un papel claramente menor» en el asunto. El tercer periodista acusado, encargado de la edición del artículo, fue Kalle Silfverberg, pero quedó absuelto del cargo de revelación de secretos de Estado al «no considerarse que hubiera participado» en las revelaciones.

Los tres periodistas del mayor periódico finlandés fueron absueltos de los peculiares cargos de «intentar revelar» y «ayudar a revelar» información confidencial sobre el Ejército. A la espera de la apelación, el veredicto no es jurídicamente vinculante.

Este veredicto sienta un peligroso precedente para la libertad de prensa tanto en Finlandia como a nivel internacional. Si un tribunal de un país situado en los primeros puestos de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa persigue a los periodistas por investigar asuntos de seguridad nacional, ¿qué mensaje se está enviando a los países que se encuentran en puestos inferiores? Continuaremos con el seguimiento del caso del Helsingin Sanomat, decisivo para la libertad de prensa en Europa y más allá, y pedimos a los periodistas internacionales que muestren solidaridad con sus compañeros finlandeses»

Pavol Szalai, responsable del Área UE-Balcanes de RSF

Acogemos con satisfacción la absolución de Kalle Silfverberg. Sin embargo, lamentamos profundamente la condena de los dos periodistas del Helsingin Sanomat y la multa impuesta a Tuomo Pietiläinen. Es casi seguro que los periodistas finlandeses se verán amedrentados por este caso. Si los reporteros deciden apelar, deben ser absueltos de todos los cargos»

Yrsa Grüne-Luoma, presidenta de RSF Finlandia

En este caso histórico, el Tribunal de Distrito de Helsinki rechazó los principales argumentos de la defensa: la alegación de los periodistas de que la información contenida en su artículo era de acceso público en ese momento y la afirmación de que la publicación se hizo en pro del interés público, ya que en ese momento se estaban debatiendo enmiendas que daban más poder a las agencias de inteligencia.

Aunque el tribunal dijo que «muchas partes [del artículo] no podían considerarse totalmente inocuas», reconoció que las revelaciones «no habían puesto en peligro la seguridad exterior de Finlandia», como afirmaba el Ejército. El tribunal decidió no imponer penas de prisión, solicitadas por el fiscal, «teniendo en cuenta la duración del proceso judicial y el hecho de que el caso ha suscitado una publicidad inusitada». Las penas de prisión fueron calificadas por el tribunal como «excepcionales» en casos de libertad de expresión.

Al igual que los cinco años de procedimiento penal, la sentencia está marcada por varios aspectos preocupantes desde el punto de vista de la libertad de prensa. El tribunal condenó a los autores del artículo, aunque estos no decidieron en última instancia sobre su publicación. Se les consideró responsables porque publicaron «deliberadamente» secretos de Estado, cuya naturaleza deberían haber conocido «como periodistas experimentados». Curiosamente, el tribunal también ordenó la retirada del artículo en cuestión de Helsingin Sanomat, tras cinco años colgado en la red.

Finlandia ocupa el puesto 5 de 180 en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2022 de RSF.