Dos años de guerra en Ucrania: más de 100 periodistas han sufrido ataques de diversa índole por parte de las fuerzas rusas

0
817

Disparos mortíferos, detenciones, desapariciones… periodistas y medios están en el punto de mira del ejército ruso desde la invasión de Ucrania, el 24 de febrero de 2022. Reporteros Sin Fronteras (RSF) hace balance de los ataques cometidos contra periodistas ucranianos e internacionales y aplaude su valeroso trabajo.

Desde la invasión rusa lanzada el 24 de febrero de 2022, miles de periodistas ucranianos e internacionales acreditados en Ucrania siguen cubriendo la guerra, a pesar del contexto de deterioro de la seguridad que reina en todo el país por los disparos deliberados o los bombardeos indiscriminados de las fuerzas armadas rusas. En dos años, más de un centenar de periodistas han sido víctimas de ataques de distinta índole, según datos de RSF. Once reporteros han perdido la vida en el ejercicio de su profesión, mientras que otros han sido víctimas de bombardeos a las redacciones de sus medios, han resultado heridos o han desaparecido. En los territorios ucranianos ocupados por Rusia, todas las voces independientes locales han sido aniquiladas y obligadas a cesar su actividad.

“Los medios son víctimas directas de la invasión rusa de Ucrania. Desgraciadamente, tanto en 2023 como en 2022, periodistas que cubrían la guerra pagaron su trabajo con su propia vida, mientras que otros fueron heridos, encarcelados por las fuerzas rusas de ocupación o desaparecieron. RSF rinde homenaje al valor de estos profesionales que siguen informando sobre la guerra y exige que los autores de los crímenes cometidos contra ellos sean llevados ante la justicia”.

Jeanne Cavelier | Responsable del Área de Europa del Este y Asia Central de RSF

  • 11 periodistas asesinados

Dos periodistas que informaban cerca de la línea de frente en Ucrania murieron en 2023, sumándose a los nueve asesinados el año anterior. Arman Soldin, periodista franco-bosnio de Agence France-Presse (AFP), fue alcanzado y muerto por una lluvia de cohetes el 9 de mayo, mientras cubría la situación cerca de Bajmut, en la región de Donetsk. Unos días antes, Bohdan Bitik, periodista y fixer ucraniano, había sido abatido por un francotirador ruso cuando informaba junto al corresponsal del diario italiano La Repubblica cerca de Jersón, en el sudeste del país.

  • Al menos 35 periodistas heridos

Desde febrero de 2022, 35 reporteros ucranianos y extranjeros han resultado heridos mientras realizaban coberturas, sobre todo en regiones próximas a la línea de frente. Lo han sido tras ser apuntados de forma deliberada o bien por ataques contra torres de televisión, sedes de medios de comunicación -como recientemente en Kiev y Járkov- o contra lugares frecuentados habitualmente por civiles y periodistas -como los atentados del pasado mes enero contra dos hoteles en Járkov-.

  • Al menos 12 periodistas encarcelados

En los territorios ocupados de Ucrania, Rusia persigue a los periodistas que se niegan a colaborar. En los dos años de guerra, al menos doce periodistas locales han sido detenidos -y algunos, condenados- por las fuerzas rusas de ocupación. En Crimea, se ha recrudecido la represión contra los periodistas independientes. Iryna Danylovytch, reportera independiente que colaboraba con varios medios locales, fue secuestrada en la península por las fuerzas rusas de inteligencia interior (FSB) en abril de 2022 y trasladada a una cárcel en Rusia, en julio de 2023. En Melitopol, ciudad ocupada del sureste de Ucrania, varios profesionales de los medios que colaboraban con el canal de Telegram de la web de noticias ucraniana RIA-Melitopol fueron detenidos en agosto de 2023 por “espionaje” y permanecen en prisión desde entonces.

  • 2 periodistas actualmente desaparecidos

Dos periodistas ucranianos permanecen desaparecidos en Rusia. No hay ninguna señal de vida de Victoria Roshchyna, periodista independiente del medio digital Ukraïnska Pravda, desde el 4 de agosto de 2023, cuando se dirigía a los territorios ocupados a través de Rusia. Ya en marzo de 2022 había sido secuestrada por fuerzas rusas en la ciudad ocupada de Melitopol, cuando informaba para el medio independiente ucraniano Hromadske, y fue liberada unos días después. Según una investigación de RSF, Dmytro Khyliuk, periodista de la agencia ucraniana de noticias online Unian, también es víctima de una “desaparición forzada”. RSF ha podido demostrar que estaba vivo, que había sido detenido por las fuerzas rusas y que había sido encarcelado en Rusia.

  • RSF ha presentado 18 denuncias por crímenes de guerra

En estos dos años, RSF ha presentado ocho denuncias por crímenes de guerra simultáneamente ante la Corte Penal Internacional (CPI) y la Fiscalía General de Ucrania, así como dos denuncias ante la justicia francesa. En el marco de estas denuncias, RSF ha documentado más de 50 ataques de diversa índole contra más de 100 periodistas, que han sido asesinados, heridos, secuestrados, tomados como rehenes, torturados o alcanzados por bombardeos.

  • 233 medios cerrados

La ocupación rusa, el hundimiento del mercado publicitario, la falta de personal por la marcha o la movilización de los trabajadores de los medios, la destrucción de equipos y materiales por los bombardeos… Según el Institute of Mass Information (IMI), socio local de RSF, 233 medios ucranianos han tenido que echar el cierre desde el 24 de febrero de 2022, como el digital literario de alcance nacional Sho, que cesó su actividad por razones económicas.

Ucrania y Rusia ocupan, respectivamente, la posición 79 y 164 de los 180 países analizados en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa de RSF.