CHINA | RSF saca los colores a los patrocinadores de los Juegos Olímpicos de Pekín

0
1490

En vísperas de la inauguración de los JJOO de invierno, el viernes 4 de febrero, Reporteros Sin Fronteras (RSF) lanza una campaña para interpelar a los socios del Comité Olímpico Internacional (COI). Distorsionando y parodiando sus eslóganes publicitarios, la organización pretende recordar a las grandes marcas la siniestra realidad de la que se vuelven cómplices

Los Juegos Olímpicos son una cuestión de prestigio, de hazañas deportivas, de dinero y, en ocasiones, de propaganda política. Cuando China se dispone a organizar la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de invierno 2022, el 4 de febrero, en el Estadio Nacional de Pekín, RSF quiere alertar sobre el desfase existente entre los eslóganes publicitarios de las grandes marcas y la realidad de un régimen que reprime la libertad de prensa. En vísperas del inicio de las competiciones, la organización lanza una campaña en redes sociales para sacar los colores a los patrocinadores, “pillados” en flagrante delito de contradicción entre los valores que pregonan y sus compromisos sobre responsabilidad social.

La campaña consiste en publicar imágenes que distorsionan y parodian los eslóganes y reclamos publicitarios de los sponsors de los JJOO, demostrando cuán aberrantes resultan cuando se conoce la naturaleza represiva del régimen que se beneficia del aura de los Juegos Olímpicos. Por ejemplo, en el caso de Panasonic, cuyo lema es: “Ideas for life” (“Ideas para la vida”), RSF responde “What about the lives of chinese journalists?” (“¿Qué pasa con las vidas de los periodistas chinos?”). En cuanto a Airbnb, su eslogan “Belong anywhere” (“Tu casa es el mundo”) se transforma en: “En China, los periodistas no están en su casa, sino en la cárcel”. Las imágenes, como la mayoría de los eslóganes publicitarios originales, están disponibles en inglés.

Las multinacionales que contribuyen a la financiación de los Juegos no pueden desentenderse de su responsabilidad, teniendo en cuenta el uso que le va a dar el régimen”, afirma el secretario general de RSF, Christophe Deloire. “Les pedimos que no se comporten como cómplices de la propaganda y avalistas de la represión del derecho a la información en China”, añade.

RSF ha publicado recientemente “El gran salto hacia atrás del periodismo en China”, un informe que revela la magnitud de la campaña de represión desplegada por el régimen contra el derecho a la información. Este exhaustivo documento de 82 páginas demuestra cómo Pekín transgrede cada vez más sus compromisos internacionales en materia de libertad de opinión y expresión.

La República Popular China se estanca en el puesto 177 de 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por RSF en 2021, tan solo dos posiciones por delante de Corea del Norte.