BIRMANIA | Detenidos al menos once periodistas en un repentino ímpetu de la represión

0
1190

Reporteros Sin Fronteras (RSF) expresa su consternación por el repentino repunte de la represión de la junta gobernante contra los periodistas en los últimos días, un mes después del golpe militar en Birmania el 1 de febrero. La organización advierte a la junta de su responsabilidad ante la Historia.

Al menos 28 periodistas han sido detenidos en durante el último mes de protestas callejeras a favor de la democracia. Después de dudar durante semanas, el 28 de febrero la junta comenzó de repente a hacer un uso mucho más amplio de la fuerza bruta para combatir las manifestaciones.

Aunque los reporteros que cubrían protestas pasadas fueron liberados rápidamente después de su arresto, las cosas han cambiado radicalmente en los últimos días, y al menos once periodistas estaban detenidos este 2 de marzo.

El último en ser arrestado fue Kaung Myat Naing (también conocido como Aung Kyaw ) de la agencia de noticias Democratic Voice of Burma, quien transmitió en vivo que la policía venía a detenerlo en su casa en la ciudad de Myeik, en el extremo sur del país, en la noche del 1 de marzo. Se le puede escuchar preguntar a la policía si tienen una orden judicial, a lo que responden con gritos y disparos.

“Pedimos al gobierno de Birmania que ordene la liberación inmediata e incondicional de todos los periodistas actualmente detenidos y que retire los cargos en su contra”, urge Daniel Bastard, responsable del departamento de RSF para Asia y el Pacífico. “Es absolutamente crucial que los periodistas puedan cubrir este momento dramático en la historia de Birmania. Los generales que tomaron el poder deben darse cuenta de que el mundo los está mirando y de que la Historia los juzgará”.

Gravemente apaleado

Entre los diez periodistas actualmente detenidos se cuenta el reportero Salai David, de Chinland Post quien fue arrestado detenido el 1 de marzo en Hakha, la capital del estado occidental de Chin. Al reportero de Monywa Gazette Lay Min Soe lo detuvieron el mismo día en Monywa, en la región central de Sagaing, pero fue liberado más tarde y sufrió heridas en la cabeza por paliza que recibió de la policía.

Mientras tanto, un reportero chino de la agencia de noticias Xinhua fue alcanzado por balas de goma mientras cubría una protesta en Rangún, la mayor ciudad birmana, en el sur del país.

Seis periodistas fueron detenidos en diversas partes del país el 28 de febrero. El reportero de YamaNya Taing Lin Tun fue liberado al día siguiente (el 1 de marzo) después de ser arrestado en la ciudad sureña de Mawlamyine. Paung Lan Taung, reportero del digital 74 Media, fue liberado más tarde el mismo día después de ser detenido en la ciudad norteña de Myitkyina. Ye Yint Tun, periodista del semanario Than Taw Sint, fue encarcelado tras ser detenido en la ciudad suroccidental de Pathein.

Kyaw Nay Min, redactor de Chun Journal, fue trasladado a la prisión de Inn Sein después de ser arrestado en Rangún. El reportero freelance Soe Yarzar Tun sufrió la misma suerte.

La sexta periodista arrestada el 28 de febrero fue Shin Moe Myint, estudiante de psicología de Rangún que cubría las protestas como freelance. Dos testigos dijeron a RSF que la golpearon brutalmente antes de meterla en una camioneta de la policía y llevarla en dirección a la prisión de Inn Sein. Finalmente fue liberada el 2 de marzo.

Detenciones múltiples

Seis reporteros fueron detenidos el 27 de febrero mientras cubrían protestas en sus respectivas ciudades. Los fotógrafos de Associated Press Thein Zaw y de la agencia Pressphoto Myanmar Ye Myo Khant fueron detenidos brevemente en el distrito Hle Dan de Rangún. La reportera de Myanmar Now Kay Zon Nwe estaba transmitiendo en vivo la represión de una protesta en el cruce de Myaynigone, en Rangún, cuando la policía la detuvo y se la llevó. El freelance Banyar Oo también fue arrestado y enviado a la prisión de Inn Sein.

En la región central de Sagaing, el personal de Monywa Gazette informó en Facebook de que su director ejecutivo, Kyaw Kyaw Win, fue brutalmente golpeado por policías vestidos de civil el 27 de febrero, antes de que se lo llevaran en una camioneta policial. Fue puesto en libertad al día siguiente. El director ejecutivo de Hakha Times, Par Pwie, también fue liberado al día siguiente después de ser arrestado mientras transmitía en vivo una protesta en el estado occidental de Chin.

Zar Zar, del periódico Myay Latt, fue detenida en la ciudad central de Magway también el 27 de febrero. La pusieron en libertad el mismo día.

Hasta tres años en la cárcel

Según la información recabada por RSF, que no ha sido confirmada por las autoridades, los diez periodistas actualmente detenidos estarían acusados de difundir información falsa en virtud del artículo 505 (a) del código penal. Según la reciente ampliación este cargo, que anteriormente podía conllevar una sentencia de dos años de cárcel, ahora puede castigarse con hasta tres años de prisión. Las personas cercanas a Ye Myo Khant, uno de los fotógrafos arrestados el 27 de febrero, dijeron compartir este temor.

El 26 de febrero, antes de esta ola de arrestos, RSF publicó un video de Yuki Kitazumi, reportero y documentalista japonés, siendo arrestado en Rangún. Fue puesto en libertad el mismo día. Wai Yan, fotoperiodista chino que trabaja para la agencia de noticias Xinhua, también fue detenido brevemente el 26 de febrero.

Dos reporteros de la ciudad de Monywa, Tin Mar Swe (de MCN TV News) y Khin May San (de la revista The Voice), fueron puestos en libertad poco después de ser arrestados el 25 de febrero, pero han sido acusados ​​en virtud del artículo 505 (a) del código penal.

El golpe del 1 de febrero truncó la transición a la democracia en Birmania y ha supuesto un retroceso de diez años para la libertad de prensa, regresando a la época en la que la censura previa era la regla y los medios de comunicación independientes eran perseguidos constantemente.

Birmania ocupa el puesto 139 entre 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2020 de RSF.